(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Primera cita de fertilidad

Cuándo acudir a la reproducción asistida para ser madre

Las técnicas de reproducción asistida se han convertido en “el otro camino” para muchas parejas y madres solteras que buscaban tener hijos. Afortunadamente, los avances en medicina reproductiva en estos últimos veinte años, como por ejemplo el uso del Embryoscope, hacen posible que lo que antes era un sueño, ahora se convierta en realidad.

Aproximadamente entre el quince y el veinte por ciento de las parejas tienen problemas para tener hijos. La edad de la mujer es determinante en fertilidad, y todos sabemos que cada vez dejamos la maternidad para más tarde. Nuestro ritmo de vida actual, la poca o nula conciliación familiar, la dificultad para encontrar pareja… provocan que la media de edad de las pacientes que acuden a centros especializados en reproducción asistida se haya incrementado en los últimos diez años. Por ejemplo, actualmente en URE Centro Gutenberg esta media es de unos 38 años.

Pero no sólo influye la edad. También pueden existir otros problemas que dificulten tener hijos. Estos problemas pueden haber sido detectados con anterioridad, o no. ¿Qué pasa si llegado el momento de ser madre no te quedas embarazada? ¿Cuáles son las enfermedades más comunes que implican la visita a tu médico especialista en fertilidad? Vamos a resolver estas y otras dudas para que sepas con certeza cuándo hay motivos suficientes para que te pongas en manos de los mejores especialistas en reproducción asistida.

 

Cuando tu edad sobrepasa los 35 años

La mejor edad reproductiva de una mujer está cerca de los 20 años. La fertilidad disminuye gradualmente a partir de los 30, sobre todo después de los 38 años.

La posibilidad de quedarte embarazada cada mes que lo intentes cuando tienes 30 años ronda el veinte por ciento. Sin embargo, a los 40 años este porcentaje se reduce drásticamente al cinco por ciento por cada ciclo.

A todo esto, hay que añadir que la mayoría de las mujeres se vuelven incapaces de lograr un embarazo con sus propios óvulos alrededor de los 45 años. Estos porcentajes son válidos tanto para la concepción natural como por medio de un tratamiento de fertilidad, incluida la Fecundación in Vitro (FIV).

Por tanto, vigila tu edad. Si estás cercana a los 37 o 38 años, llevas un tiempo intentando quedarte embarazada de forma natural y el ansiado embarazo no llega, empieza a pensar en ponerte en manos de especialistas en fertilidad.

 

Cuando llevas un año manteniendo relaciones sexuales regulares y sin protección

Para saber si tienes un problema de fertilidad, primero tendrás que intentar quedarte embarazada de forma natural, ¿no? Para ello, los especialistas recomiendan entre 2 y 3 relaciones sexuales cada semana sin protección.

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), aproximadamente el 25 por ciento de las parejas consiguen un embarazo en el primer mes de tener relaciones sexuales regulares y no protegidas, el 85 por ciento lo logra después de un año, y el 90 por ciento transcurridos dos años. Por esa razón, se recomienda realizar el estudio básico de esterilidad tras un año de buscar embarazo sin éxito. En caso de que la mujer tenga más de 35 años, la pareja debería acudir cuando transcurriesen seis meses.

Ya ves que el tiempo de relaciones oscila entre los seis meses y el año. No seas estricta con estos plazos, aunque sí es importante que no dejes pasar mucho más tiempo. En fertilidad, el tiempo corre en tu contra. Mejor pedir tu primera cita de fertilidad un poco antes, que dejarlo para más tarde.

 

Cuando tus problemas con la ovulación son frecuentes

Muchas mujeres sufren problemas con la ovulación por desequilibrios hormonales que impiden al ovario mantener una función normal. Puedes encontrarte ante problemas por tener una ovulación irregular, o por ausencia de la misma (por ejemplo, en los casos de ovarios poliquísticos).

Observa si eres regular con tus menstruaciones. Si tu problema es este y quieres quedarte embarazada, consulta a con un especialista en fertilidad.

 

Cuando tus trompas de Falopio no funcionan bien

Las trompas de Falopio obstruidas o dañadas impiden que los espermatozoides lleguen al óvulo. También evitan que un óvulo fecundado llegue al útero. Por tanto, es prácticamente imposible conseguir un embarazo natural si tienes este problema.

Las causas más importantes de esta obstrucción de las trompas de Falopio suelen incluir una enfermedad inflamatoria pélvica, infecciones de transmisión sexual y cirugías de esterilización. Afortunadamente, los tratamientos de Fecundación in Vitro posibilitan un embarazo en casos de obstrucción de trompas. Consulta a tu médico especialista en fertilidad si este es tu caso.

 

Cuando padeces endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que ocurre cuando el tejido que se encuentra en las paredes del útero (llamado tejido endometrial) crece afuera de este, causando adherencias y otros problemas en otros órganos del aparato reproductor femenino (ovarios, trompas, etc.).

Se trata de una enfermedad muy común, en algunos casos bastante incómoda por sus molestias, pero que afortunadamente puede tratarse fácilmente. No obstante, la endometriosis es una de las principales causas de infertilidad en las mujeres.

Si tienes o sospechas que puedes padecer endometriosis, ponte en manos de un buen especialista en fertilidad para conseguir tu embarazo.

 

Cuando tienes miomas en el útero

El mioma es un tumor benigno frecuente entre las mujeres, que en ocasiones puede complicar la fertilidad.

Esta relación entre el mioma y la fertilidad es controvertida, y no son pocos los debates clínicos que han surgido en torno a este tema. No obstante, si sabes que tienes miomas y no te quedas embarazada, consulta a tu médico especialista en fertilidad. Además, de cara al futuro embarazo es conveniente echar un vistazo a los miomas para que no existan complicaciones.

 

Cuando el problema de fertilidad está en tu pareja

Tener hijos siempre es cosa de dos. Necesitamos dos células: un óvulo y un espermatozoide. Y no todos los problemas de fertilidad están siempre asociados a la mujer: en fertilidad el varón también importa. El paso del tiempo deteriora la calidad de los espermatozoides, aunque no de una forma tan evidente como sucede con los óvulos. La disminución de las características de los espermatozoides del hombre se produce mucho más tarde, y hasta que no cumple aproximadamente 50 o 60 años no es un problema.

Con la edad, la morfología (forma) y motilidad (movimiento) de los espermatozoides tienden a disminuir. Además, existe un riesgo ligeramente mayor de presentar defectos genéticos en los espermatozoides.

Por otro lado, si tu pareja tiene hecha una vasectomía, es importante que sepas que es posible quedarte embarazada mediante fecundación in vitro más biopsia testicular.

 

¿Te encuentras en una de estas situaciones? No es así pero no logras quedarte embarazada tras intentarlo durante un tiempo. No lo dejes pasar y ponte en contacto con nosotros. En la Unidad de Reproducción Centro Gutenberg tenemos más de 25 años de experiencia en medicina reproductiva.

Te atenderemos encantados y te ayudaremos a lograr tu sueño de ser madre.