(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg

¿Qué es el Diagnóstico Genético Preimplantacional?

El Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) es un método de diagnóstico prenatal que se realiza en el embrión antes de su transferencia al útero de la mujer. Consiste en el examen genético de las células biopsiadas del embrión, para saber si porta alguna alteración cromosómica o génica. Posteriormente, se seleccionan únicamente los embriones sanos para transferir a la mujer.

En las mujeres o parejas con riesgo de transmitir a la descendencia alteraciones cromosómicas o genéticas, el DGP informa sobre el estado de cada uno de los embriones, y permite seleccionar únicamente los embriones sanos para su transferencia al útero.

Se trata de un proceso complejo que no puede realizarse ante cualquier enfermedad. Es la Ley la que regula qué enfermedades de los padres permiten realizar el DGP, y en qué otros casos no es posible o debemos solicitar permiso a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, que será la que se pronuncie de manera favorable o desfavorable sobre la realización del tratamiento.

¿Cuándo está indicado el Diagnóstico Genético Preimplantacional?

Cuando existe riesgo de que los embriones presenten alteraciones graves del número o constitución de los cromosomas, o una alteración en el gen causante de una enfermedad genética hereditaria. Asimismo, estará indicado cuando, por sus antecedentes, existan dudas fundadas sobre la viabilidad de los embriones.

Procedimiento del Diagnóstico Genético Preimplantacional

PRIMERA FASE: INFORMACIÓN PREVIA

En esta fase se realizan pruebas de caracterización genética de las enfermedades a diagnosticar en los padres portadores, con el fin de disponer del máximo de información previa a la aplicación del DGP.

SEGUNDA FASE: OBTENCIÓN DE LOS EMBRIONES

A pesar de que la pareja puede no tener ningún problema reproductivo, los embriones serán obtenidos mediante un tratamiento de Fecundación in Vitro.

TERCERA FASE: BIOPSIA EMBRIONARIA Y ANÁLISIS GENÉTICO

Biopsia del embriónLa biopsia embrionaria se realiza tres días después de comprobar la fecundación, cuando el embrión se encuentra en un estadio de seis a ocho células. Consiste en extraer una o dos células del embrión, sin que por ello se comprometa su desarrollo normal. Una vez realizada la biopsia, el embrión es devuelto al incubador donde se mantendrá en cultivo hasta que se obtenga el resultado del diagnóstico y se valore su posible transferencia.

La biopsia obtenida es enviada a un laboratorio de genética de referencia, donde será procesada mediante técnicas de CGH Arrays o PCR. Obtendremos un estudio y diagnóstico de cada embrión biopsiado.

CUARTA FASE: TRANSFERENCIA EMBRIONARIA

Una vez que tenemos el resultado del análisis genético, se decide qué embriones van a ser transferidos en función de la constitución cromosómica y las características de viabilidad embrionaria.