(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
ovulacion440x267

Ovulación: por qué es importante saber cuándo ocurre en reproducción asistida

 

Si estás buscando quedarte embarazada, una de las primeras cosas que debes conocer es cuándo se produce tu ovulación, para así calcular tus días fértiles. Quizás has oído hablar de la “ventana fértil” o “ventana de la fertilidad”, ¿verdad?

Sin embargo, no todas las futuras mamás tienen claro estos conceptos. ¿Qué es realmente la ovulación? ¿Cómo puedes saber cuándo ocurre? ¿Puedes mejorarla de algún modo? Estas son algunas de las dudas que vamos a intentar resolverte desde URE Centro Gutenberg en este artículo.

Qué es la ovulación

En la especie humana la ovulación se produce en cada ciclo reproductor. Se trata del momento más fértil de la mujer, y ocurre cuando el ovario libera el óvulo. Este se desplaza por las trompas de Falopio esperando ser fecundado por un espermatozoide. Si esto ocurre comenzará su desarrollo a medida que avanza hasta llegar al útero, donde el embrión podrá implantarse.

El óvulo tiene una vida media de 24 horas, por lo que, si no es fecundado, habrá que esperar hasta la siguiente ovulación para que haya posibilidad de embarazo.

Cómo saber cuándo ocurre la ovulación

Para calcular cuándo llegará tu ovulación, primero necesitas conocer las fases de tu ciclo menstrual y su duración. Para ello contamos los días que hay desde el primer día de regla, hasta el primero del siguiente ciclo. Este suele ser de unos 28 días, con límites de 26 a 35, pudiendo haber variaciones de más o menos 2 días para cada mujer, de un ciclo a otro. Una mujer con ciclos menstruales regulares cada 26-35 días se corresponde con una correcta ovulación en el 97% de los casos.

Teniendo esto en cuenta, tus días fértiles son los que se aproximan al de la ovulación. Normalmente la mujer ovula 14 días antes de que le vaya a bajar la regla. En un ciclo regular de 28 días, la ovulación se produce el día 14 del mismo. Sin embargo, en un ciclo más corto, por ejemplo de 25 días, la ovulación se producirá aproximadamente el 11. Para saber cuándo se produce en tu cuerpo, debes restar 14 al total de tu ciclo.

En cualquier caso, tus días fértiles no solo coinciden con el de la ovulación. También existen posibilidades de quedarte embarazada aproximadamente entre cuatro días antes y después de la ovulación, siendo mejores los previos. En URE Centro Gutenberg decimos que la constancia es la mejor aliada de la fertilidad, por eso si quieres quedarte embarazada es recomendable que durante estos días mantengas relaciones sexuales sin protección con tu pareja cada dos días.

Cómo favorecer la ovulación

Como hemos dicho en numerosas ocasiones, la edad de la mujer influye en su fertilidad para ser madre. La ovulación sufre ciertas modificaciones. Por ejemplo, la duración del ciclo se va acortando con el paso del tiempo, lo que significa que en una mujer mayor de 35 años serán más breves que en años anteriores.

No obstante, existen algunos hábitos cotidianos que puedes poner en práctica para retrasar estos cambios, y favorecer una buena ovulación.

El primero de ellos tiene que ver con la alimentación. Aunque hay mitos y realidades sobre los alimentos que mejoran la fertilidad femenina, lo cierto es que comer de forma variada y equilibrada te ayudará a disfrutar de buena salud y, por tanto, a ser más fértil. Por ejemplo, los antioxidantes y ácidos grasos son fundamentales para el buen funcionamiento de tu organismo, y contribuyen a mantener una buena salud reproductiva.

Por otro lado te recomendamos evitar el sobrepeso, una clara barrera para ser madre. Igual que una mala alimentación, un peso inadecuado (sobrepeso o extrema delgadez) puede provocar alteraciones en tus ciclos menstruales y, por tanto, en la ovulación.

Del mismo modo, y aunque es complicado con el ritmo de vida que llevamos, es importante que intentes evitar el estrés. Existen numerosos estudios que evidencian una relación directa entre estrés y fertilidad. Por lo tanto, tomarte las cosas con calma y tratar de relajarte, en la medida de lo posible, tendrá un impacto positivo en tu ovulación.

Otro hábito que te recomendamos poner en marcha es el del ejercicio físico. Hacer ejercicio de forma regular no solo es beneficioso para tu salud, también te ayuda a mejorar tu fertilidad.

 Finalmente, es vital que te mantengas alejada de las drogas y otros hábitos nocivos para tu fertilidad. Incluso el consumo moderado de alcohol y/o tabaco, así como de otras drogas, puede provocar cambios negativos en tu ovulación.

 

Ahora ya sabes algo mejor en qué consiste la ovulación. Como es lógico, controlarla es vital cuando buscas ser madre, tanto de forma natural como mediante reproducción asistida.

Además, como has podido ver, los hábitos que te recomendamos en tu día a día son aplicables sin un gran esfuerzo. A cambio de ellos mejorarás tu capacidad para quedarte embarazada.