(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
dudas frecuentes

Tratamientos de fertilidad: diez cosas sobre reproducción asistida que necesitas saber

Puede que después de un tiempo buscando un bebé sin éxito, te estés planteando acudir a un centro de reproducción asistida. Si es la primera vez que te enfrentas a un problema de fertilidad, seguro que tendrás en tu cabeza muchas preguntas y te surgirán muchas dudas. Es normal que tanto tu pareja como tú estéis desorientados.

En primer lugar, debes estar tranquila. Afortunadamente la reproducción asistida está para ayudarte a conseguir lo que a la naturaleza le está costando un poquito. Los tratamientos de fertilidad, como la inseminación artificial o la Fecundación in Vitro, son un camino más para llegar a ser madre.

Para que estés un poco más preparada, vamos a explicarte diez cosas que debes saber sobre reproducción asistida, para que tu primer contacto con este mundo sea más cercano y amigable. Además, te aconsejamos que el día de tu primera cita con el médico lleves apuntadas todas las preguntas que quieras hacerle. Muchas veces, con los nervios, nos olvidamos de cosas importantes que nos gustaría saber. ¡Comenzamos!

1. Cuándo acudir a un centro de reproducción asistida

La norma general es que si pasado un año manteniendo relaciones sexuales con frecuencia (ente dos y tres veces a la semana) y sin protección, no llega el embarazo, comencéis a buscar ayuda. Sin embargo, si tu edad es de 37 años o más, desde la Unidad de Reproducción Centro Gutenberg te aconsejamos que no dejes pasar más de seis meses.

Por supuesto, si ya sabes que tienes un problema de fertilidad, como por ejemplo endometriosis, obstrucción de trompas, problemas genéticos… no es necesario esperar este tiempo. ¡Ponte en manos de especialistas en reproducción asistida cuanto antes!

2. Por qué hace falta un buen diagnóstico antes de un tratamiento de fertilidad

El estudio completo de ambos miembros de la pareja resulta siempre esencial. La reproducción humana es cosa de dos, y aunque muchas de las causas de infertilidad se asocian a la mujer, fundamentalmente por el factor edad, en reproducción asistida el varón también importa.

Un estudio completo, realizado por médicos especialistas en fertilidad, es importantísimo y nos dará un buen diagnóstico de la pareja. Además, te ahorrará mucho tiempo y quebraderos de cabeza.

Para comenzar con este diagnóstico, en la primera visita a un médico especialista en fertilidad se realiza una exploración completa a la mujer, y en su caso al hombre. Además, es habitual que se pidan analíticas y otras pruebas, dependiendo de los antecedentes e historial de la pareja.

Si estás decidida a dar este paso, te recomendamos que consultes con centros especializados en reproducción asistida. Tu ginecólogo de toda la vida puede orientarte y ayudarte, pero no tiene por qué estar especializado en fertilidad.

3. Cómo influye la edad de la mujer en su fertilidad

En reproducción asistida, los 40 no son los nuevos 30.

El retraso en la edad materna es una realidad. La media de edad de las pacientes que tratamos en URE Centro Gutenberg se ha incrementado considerablemente en los últimos años, siendo en la actualidad de 37-38 años. Por otro lado, el número de mujeres de 40 años o más que buscan ser madres también ha crecido.

Es importante que sepas que la edad en la mujer juega un papel fundamental para la fertilidad. A partir de los 35 años, las posibilidades de quedarte embarazada de forma natural se reducen considerablemente. A partir de los 38, el descenso es dramático.

Puede que tus reglas sean regulares, que disfrutes de una estupenda salud, pero tus óvulos “envejecen” y su calidad no es la misma a los 25 que a los 38 años. A mayor edad, mayor dificultad para conseguir un embarazo, y mayores riesgos.

4. La reproducción asistida no es infalible

Las técnicas y los tratamientos de reproducción asistida son un gran avance y te ayudan a ser madre, pero no hacen milagros. Los medios de comunicación e internet han acercado el mundo de los tratamientos de fertilidad a la sociedad en general pero, en ocasiones, propician una imagen de “método infalible” que no es real.

Lamentablemente, no siempre se consigue el deseado embarazo en las condiciones que queremos. Las técnicas de reproducción asistida han avanzado y los resultados son espectaculares, pero a veces es necesario realizar tratamientos sustituyendo el óvulo o el espermatozoide de la pareja por el de donantes, y esto no siempre es fácil de encajar. Hay mujeres y parejas que deciden no dar este paso.

Por ello, te recomendamos que empieces cuanto antes mejor. En reproducción asistida, ¡el tiempo es oro!

5. Los tratamientos de fertilidad requieren su tiempo

Aparte del estudio completo de la pareja, previo a la indicación de cualquier tratamiento de reproducción asistida, debes saber que estos pueden prolongarse en el tiempo por diversas causas. Todo dependerá del tratamiento y protocolo que elija el médico en tu caso, así como de tu situación particular. Cada mujer y cada pareja son distintas, y han de estudiarse de forma individualizada.

La mayoría de los tratamientos de fertilidad se comienzan cuando te baja la regla. En estos días el médico te citará y te hará una ecografía, y decidirá si comienza o no el tratamiento dependiendo de lo que vea en la eco. Si decide que el proceso no debe comenzar, habrá que esperar al mes siguiente, cuando te vuelva a bajar la regla. También pueden darse otras circunstancias que retrasen el tratamiento de reproducción asistida, como por ejemplo que el médico te receta una pastilla anticonceptiva hasta una fecha determinada, etc.

Como ves, nada es inmediato. Debes tener paciencia y seguir las indicaciones del médico, que será quien dirija tu tratamiento de fertilidad en las mejores condiciones.

6. Qué hacer con los embriones sobrantes en tratamientos de Fecundación in Vitro (FIV)

Al someterte a un tratamiento de FIV, ya sea con tus propios óvulos o con óvulos de una donante, te informarán de que pueden sobrar embriones después de la transferencia en fresco (uno o dos, según el caso). Estos embriones deben congelarse.

Una vez congelados estos embriones, las posibilidades que tienes posteriormente son las siguientes:

  • Utilizarlos para nuevos intentos, lo que consistirá en descongelar los embriones y transferirlos, mucho más sencillo que un tratamiento de Fecundación in Vitro.
  • Donarlos a la investigación, firmando un consentimiento específico.
  • Donarlos a otras parejas, siempre que sea posible.
  • Destruirlos sin otra finalidad, siempre que ya no puedas quedarte embarazada de nuevo y lo puedas demostrar según establece nuestra Ley de reproducción Asistida.

Es importante que sepas que estos embriones son tuyos y de tu pareja, y que el centro de reproducción es simplemente el encargado de criopreservarlos, en bancos en perfectas condiciones y con las máximas garantías de identificación, todo el tiempo que vosotros decidáis.

7. Cómo evitar el embarazo múltiple en tratamientos de reproducción asistida

Tanto en los tratamientos de inseminación artificial como en los de Fecundación in Vitro existe la posibilidad de que tengas un embarazo múltiple, con los riesgos que conlleva. Afortunadamente, existen métodos para evitarlo o, al menos, para reducir esta situación.

En los tratamientos de inseminación artificial, se pueden utilizar estimulaciones hormonales muy suaves, que hagan madurar de forma limitada el número de óvulos de la mujer. Cuantos más óvulos maduros tenga la mujer durante el tratamiento de inseminación, mayor es la posibilidad de un embarazo múltiple. Por lo tanto, el empleo de poca o ninguna medicación hormonal se hace preciso para evitar este riesgo.

Por otro lado, en los tratamientos de Fecundación in Vitro se utiliza la transferencia selectiva de un solo embrión. La Ley de Reproducción Asistida en España permite transferir en cada ciclo un máximo de tres embriones. En URE Centro Gutenberg recomendamos transferir sólo uno, el de mejor calidad, reduciendo así de forma considerable el riesgo de embarazo múltiple. Recuerda que, como hemos explicado antes, si tienes más embriones estos pueden congelarse, por lo que podrás utilizarlos posteriormente si el primer tratamiento no tiene éxito.

8. Cultivar embriones en un incubador convencional o en Embryoscope

En URE Centro Gutenberg disponemos de dos tipos de incubadores para el cultivo de embriones.

El incubador convencional mantiene en cultivo los embriones de tres a cinco días, en perfectas condiciones. Mientras los embriones están en el mismo, el personal de laboratorio se encarga de vigilar su evolución en momentos puntuales e importantes de su desarrollo.

Por su parte, el incubador Embryoscope también mantiene los embriones de tres a cinco días en óptimas condiciones, con la diferencia que el personal de laboratorio realiza su seguimiento viendo una “película” del desarrollo de tus embriones. Es decir, el Embryoscope graba el desarrollo de tus embriones desde la fecundación, aportando más información que uno convencional y sin necesidad de sacarlos del incubador.

 9. Hasta qué edad se puede recurrir a la reproducción asistida

Actualmente, no existe en España un límite legal para someterse a tratamientos de reproducción asistida.

No obstante, los centros y clínicas de fertilidad se basan en un “consenso” a partir de recomendaciones de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), que indica no realizar tratamientos a mujeres de edad igual o superior a los 50 años, siempre que se encuentre en óptimas condiciones de salud. Algo que hay que respetar en todo caso pidiendo las pruebas necesarias para comprobarlo.

10. Qué opciones hay si fallan los tratamientos de reproducción asistida

Como ya hemos comentado, en reproducción asistida el camino puede ser largo, y debes decidir, junto con tu médico, cuándo es bueno parar.

Es importante que sepas que la constancia es tu mejor aliada en fertilidad, pero a veces es necesario frenar y reconsiderar la situación, ya sea temporalmente o de forma definitiva.

La adopción es otra de las vías que tienes para formar tu propia familia. Y no son pocas las parejas que optan por este camino una vez agotadas sus posibilidades en reproducción asistida.

 

Esperamos haberte resuelto algunas dudas sobre la reproducción asistida con estos diez temas. También puedes consultar nuestra sección de preguntas frecuentes, donde encontrarás más respuestas interesantes.

¿Quieres dar el siguiente paso y consultar directamente tu caso con un especialista en fertilidad? En la Unidad de Reproducción Centro Gutenberg llevamos casi 30 años atendiendo a pacientes con las mismas dudas que tú. Pide tu cita en URE y estaremos encantados de poder ayudarte.