(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
pregnant woman Gutenberg

Embarazo a los 40: motivos de hoy para retrasar la maternidad

Las exigencias de la sociedad actual hacen que el embarazo a los 40 años sea cada vez más frecuente. En los tiempos que vivimos la maternidad forma parte de nuestros objetivos a medio o largo plazo. Sin embargo, no conocemos la realidad de la función reproductiva ni el pronóstico de la fertilidad en nuestra especie.

Las circunstancias personales, y sobre todo profesionales, hacen que algunas mujeres no puedan plantearse ser madre antes de los 40. Una edad en la que la fertilidad, o la probabilidad de lograr un embarazo evolutivo, es de entre un 5 y un 10%.

Algunos datos sobre el embarazo a los 40

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, cada vez se retrasa más la edad en la que se tiene el primer hijo en España. De hecho, somos el país europeo con menor tasa de natalidad de Europa.

Pero no solo eso. También estamos en la cola con respecto a la edad del primer hijo. Hace una década esta edad se situaba en los 29,3 años, y en 2018 había ascendido a los 32,2 años. Los datos actuales indican una tendencia imparable…

Finalmente, otro indicador del retraso en la maternidad se refleja en el número de nacimientos de madres de 40 o más años. Esta cifra ha crecido un 63,1% en tan solo diez años. En 2008 sólo el 4,2% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, mientras que en 2018 ese porcentaje se elevó hasta el 9,7%.

Por qué España es el país europeo con peores cifras de fecundidad y natalidad

Seguramente te preguntarás qué está pasando para que se dé esta situación. Como ocurre en otros muchos ámbitos, el problema viene por una combinación de factores.

Para empezar, somos unos de los países con mayor tasa de desempleo de Europa. Este dato es especialmente dramático en la población joven. Y resulta que la franja entre 25 y 35 años es justo la edad reproductiva ideal. Para que te hagas una idea, según datos del Observatorio de la Emancipación del Consejo de la Juventud sólo el 19% de los menores de 30 años consigue independizarse.

Otro factor se encuentra en las opciones para combinar trabajo y familia. A pesar de los esfuerzos la realidad es que hay pocas políticas de conciliación entre la vida laboral y familiar. Evidentemente, esto dificulta mucho la toma de decisión a la hora de buscar un embarazo.

Pero estas no son las únicas razones. Podríamos seguir hablando de otros aspectos importantes, como la precariedad laboral, los bajos ingresos, la dificultad de acceso a la vivienda, etc.

El embarazo a los 40 o más, una decisión que debe tomarse con conocimiento

La mayoría de las mujeres cree que la maternidad es importante y cuenta con la esperanza de tener dos o tres hijos, el último pasados los 35 años. Ser madre es ya una decisión voluntaria de la mujer, y no una imposición social.

Tener una relación estable, haber alcanzado un desarrollo profesional y una seguridad económica, son requisitos que se tienen en consideración antes de pensar en la maternidad. Sin embargo, la mayoría de las parejas subestima el impacto de la edad de la mujer en la fertilidad y, al mismo tiempo, sobreestima los resultados de las técnicas de reproducción asistida.

Esto da pie a una reacción peligrosa, que supone el riesgo de buscar tardíamente la maternidad. La decisión de retrasar la maternidad es libre, pero debe ser tomada con conocimiento y asumiendo las posibles consecuencias.

Cuando un médico de cabecera o un ginecólogo dicen que todo está perfecto en una revisión, no significa que desde el punto de vista reproductivo la cosa vaya bien. Una mujer mayor de 40 años puede tener una salud perfecta, revisiones ginecológicas normales, etc., pero una altísima probabilidad de mal pronóstico reproductivo. Simplemente porque esto se asocia a su edad, y no a su salud general.

La solución a este problema no es recurrir a un centro de reproducción asistida para realizar una fecundación in vitro o preservar la fertilidad. Se trata de intentar que la maternidad llegue en el momento fisiológico más adecuado.

Evidentemente esto requiere que cambien muchas cosas. Como hemos comentado antes, hacen falta políticas de conciliación que comprometan a toda la sociedad. Y también medidas educativas preventivas respecto a evitar el retraso de la maternidad y sus consecuencias.

En URE Centro Gutenberg estamos muy concienciados con estos aspectos. Por eso somos completamente transparentes en todo lo que tiene que ver con la fertilidad. Nos gusta explicar el porqué de las cosas, y asesorar todo lo posible a las mujeres y parejas que vienen a vernos. Si tienes dudas, seguro que podemos ayudarte: ¡contacta con nosotros!