(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
mitos fertilidad

Diez mitos sobre reproducción asistida y fertilidad que no son ciertos

En el ámbito de la fertilidad y la reproducción asistida, a menudo nos encontramos con algunos bulos, falsos mitos y noticias poco o nada contrastadas. Es tal la avalancha de información sobre estos temas, que debemos aprender a distinguir muy bien la precisa y rigurosa de aquella otra que puede confundirnos y hacernos creer lo que nada tiene que ver con la realidad. Hay muchas cosas sobre reproducción asistida que necesitas saber.

En lo que se refiere a temas de fertilidad, en URE Centro Gutenberg nuestro consejo como profesionales es, en primer lugar, que consultes a tu médico. Ante cualquier duda, antes de echar mano de internet o de la opinión de otras personas no expertas, lo mejor es consultar a un profesional de la reproducción asistida. Así lo entendemos nosotros: la cercanía, la información transparente y precisa, y el trato humano para acompañar a la paciente en este proceso, son fundamentales.

Dicho esto, vamos a hablarte de diez mitos sobre la reproducción asistida y la fertilidad que NO SON CIERTOS. Para que estés bien informada desde el primer momento y no te líen con noticias sensacionalistas o falsas creencias.

 

Las pastillas anti conceptivas afectan a la fertilidad

¡Falso! Las pastillas anticonceptivas no afectan a la fertilidad. Únicamente hay que dejarlas con el tiempo suficiente, siguiendo las pautas del médico, cuando se está buscando un embarazo. Da igual el tiempo que hayas estado tomando anticonceptivos. Esto no afecta a tu fertilidad, puedes estar tranquila.

 

Si tengo reglas regulares y mis revisiones con el ginecólogo son buenas, soy fértil

No necesariamente. Tu estado de salud puede ser óptimo, y tus reglas regulares con 44 o 45 años, pero eso no significa que a esta edad la fertilidad sea buena. De hecho, no lo es ya ni a los 39 o 40. Conseguir un embarazo de forma natural con tus propios óvulos cuando tienes 44 años es prácticamente imposible, incluso recurriendo a técnicas de reproducción asistida.

La edad de la mujer es un factor determinante en fertilidad. Y debes tenerlo muy en cuenta. A mayor edad, peores resultados, tanto de forma natural como recurriendo a tratamientos de reproducción.

Lo puedes comprobar consultando los resultados clínicos de URE Centro Gutenberg, que están divididos en tramos de edad. Ahí podrás ver que en las técnicas de reproducción asistida que utilizan óvulos propios de la mujer, los resultados son bastante peores a medida que avanza la edad.

 

La medicación de los tratamientos de fertilidad produce cáncer

¡No es cierto! Está demostrado por numerosos estudios que la medicación hormonal utilizada en los diferentes tratamientos de fertilidad no provoca cáncer. Puede tener otros efectos secundarios, que dependerán de cómo la tolera cada mujer.

Para los tratamientos de inseminación artificial, la medicación es muy suave e incluso nula. En los tratamientos de Fecundación in Vitro (FIV), la medicación hormonal es más intensa, pero es necesaria para obtener más de un óvulo y trabajar correctamente en el laboratorio. Todo este proceso está controlado por el médico, que te citará cada dos días, aproximadamente, realizando una ecografía y una analítica hormonal.

 

La reproducción asistida garantiza que tenga gemelos

No es verdad. En la actualidad, prácticamente todos los centros de reproducción asistida estamos trabajando en reducir la tasa de embarazos múltiples que puede venir aparejada a un tratamiento de fertilidad, por todos los riesgos que ello conlleva. Es cierto que existe la posibilidad de tener gemelos, pero en ningún caso es algo seguro.

El objetivo de URE Centro Gutenberg es poder darte un niño sano. Y el embarazo gemelar siempre comporta riesgos, tanto para la madre como para el feto (prematuridad, bajo peso al nacer, complicaciones en el embarazo…). Por ello trabajamos día a día con nuevos protocolos y tecnologías, como el incubador Embryoscope, para seleccionar el mejor embrión en un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV) y transferir sólo este, reduciendo considerablemente el riesgo de embarazo múltiple.

 

Si me someto a un tratamiento de reproducción asistida, puedo elegir el sexo de mi bebé

¡No se puede! La elección de sexo en reproducción asistida está prohibida en España, salvo que estemos ante casos en los que una enfermedad genética ligada al sexo (varón o mujer) tenga riesgo de transmitirse a tu hijo.

Un ejemplo sería la hemofilia: una enfermedad genética ligada al cromosoma X, el del varón. En estos casos es posible elegir el sexo de tu bebé mediante Diagnóstico Genético Preimplantacional, para evitar el nacimiento de un niño afectado por la enfermedad.

 

La reproducción asistida funciona siempre

Por desgracia, no es así. Lamentablemente no existe garantía al cien por cien de que después de uno o varios intentos de tratamientos de reproducción asistida consigas un embarazo.

Los avances son notorios y muy numerosos, y trabajamos día a día para mejorar los resultados, pero no somos infalibles. La reproducción asistida no hace milagros. Recuerda que cualquier centro que te ofrezca un embarazo cien por cien seguro, sencillamente no te está diciendo la verdad.

 

Si me quedo embarazada por reproducción asistida, seguro tendré un parto prematuro

Totalmente falso. El parto prematuro es un riesgo más bien asociado al embarazo múltiple, a la edad de la mujer, etc. No a que el embarazo se haya conseguido por reproducción asistida.

 

La mujer crea óvulos con cada ciclo menstrual

En absoluto. Cada mujer nace con un número de óvulos determinado, que van “envejeciendo” con ella. En cada ciclo menstrual se pierde parte de esa reserva de óvulos. Y a medida que pasan los años, la calidad de los óvulos de la mujer se resiente, lo cual puede dificultar un embarazo o implicar problemas genéticos en el bebé.

Por esto es tan importante tener en cuenta el factor edad de la mujer en fertilidad. A diferencia del varón, que va formando espermatozoides en los testículos periódicamente, la mujer nace con su dotación de óvulos fija.

 

Cuantos más días de abstinencia, más fuerte serán mis espermatozoides

Todo lo contrario. La calidad de los espermatozoides puede verse afectada de forma negativa si la abstinencia es prolongada. Sí es cierto que el médico indicará unos días de abstinencia antes de utilizar la muestra de semen en los tratamientos de Fecundación in Vitro o Inseminación Artificial. Pero son sólo de dos a cinco días.

Con estos días de abstinencia es suficiente para encontrar una buena cantidad y movilidad en los espermatozoides. Esto también se recomendará, por ejemplo a la hora de realizar un análisis de semen.

 

La infertilidad es siempre por culpa de la mujer

¡Para nada! En fertilidad el varón también importa, y mucho. Existen causas de infertilidad ligadas exclusivamente al hombre, y otros casos cuyo origen es desconocido. Tener hijos siempre depende de dos personas.

El varón puede sufrir malformaciones, ausencia de espermatozoides, poca movilidad, poca cantidad… todo lo cual puede dificultarle o impedirle tener hijos. Algunos casos podemos solucionarlos con tratamientos específicos y técnicas como las MACS, pero desgraciadamente otros no tienen solución, por lo que se recomendará recurrir al banco de semen.

Sea como sea, sí es importante insistir de nuevo en la relevancia del factor edad de la mujer, fundamentalmente porque cada vez se está dejando la maternidad para más tarde. Por ejemplo, en URE Centro Gutenberg la media de edad de nuestras pacientes ronda ya los 38 años.

 

¿Habías oído alguna vez uno de estos falsos mitos sobre fertilidad y reproducción asistida? ¡Pues ya sabes que no son ciertos! No obstante, si tienes alguna duda más puedes consultar nuestra sección de preguntas frecuentes, donde encontrarás más información.