Qué es la infertilidad de origen desconocido y con qué tratamientos la combatimos

La incapacidad para concebir de forma natural es un problema frecuente en nuestra sociedad. De hecho, los últimos estudios apuntan a que la infertilidad afecta ya a entre un 18 y un 20 % de la población mundial. Pero… ¿cuál es el origen de estos problemas para concebir? Lo cierto es que las causas son muy diversas: un 30 % tienen origen femenino, otro 30 % masculino, y existe un 20 % provocado por causas mixtas. ¿Y el 20 % restante? Aquí entra en juego lo que denominamos causas de infertilidad de origen desconocido.

 

¿Qué es la infertilidad de origen desconocido?

“Si no nos ocurre nada, ¿por qué no logramos un embarazo?”. Esta pregunta es la primera que suelen hacerse mujeres y parejas ante este tipo de problema. Lo que suele ocurrir es que acuden al especialista, se hacen todas las pruebas diagnósticas, vuelven al médico para conocer los resultados y… todo está bien. ¿Entonces? Es cuando nos encontramos ante un caso de esterilidad o infertilidad de origen desconocido.

La buena noticia es que en la mayoría de los casos el pronóstico es bueno, aunque se necesite ayuda con técnicas de reproducción asistida. En los casos de infertilidad de origen desconocido el pronóstico está estrechamente relacionado con la edad y los años de infertilidad de la pareja.

De hecho, hay que tener en cuenta que esta definición debe variar por encima de los 38-40 años, donde el principal factor es la baja reserva ovárica, a veces acompañada de una mala calidad ovocitaria. Es decir, ya no estaríamos hablando de un origen desconocido de la infertilidad, sino que podemos asociarla a causas específicas.

 

¿Qué pruebas se le realizan a la mujer para detectar problemas de fertilidad?

Como decíamos, antes de llegar a un diagnóstico de infertilidad de origen desconocido se le realizan pruebas a la mujer y a su pareja. En el caso de ellas, llevamos a cabo una historia clínica detallada en consulta, acompañada de una exploración física, ginecológica y de la realización de una ecografía transvaginal, para valorar el estado de útero y ovarios.

Como pruebas complementarias también podemos llegar a solicitar un estudio de la función ovulatoria (hormonas basales FSH, LH, estradiol…, hormona antimülleriana) una histerosalpingografía (para estudiar permeabilidad de las trompas) y una histeroscopia (para valorar la cavidad uterina), en aquellos casos donde hayan existido fallos en los tratamientos previos.

 

¿Qué pruebas se le realizan al hombre para detectar problemas de fertilidad?

En el caso del varón, además de una historia clínica detallada en consulta y una exploración física, si procede, lo normal es llevar a cabo un seminograma, que es el estudio que nos orientará ante un posible problema masculino.

Aquí tienes más información sobre cómo es un estudio de fertilidad en el hombre. Y en este enlace te contamos cuáles son las pruebas diagnósticas habituales.

 

Causas de la infertilidad sin motivo aparente

A pesar de todas las pruebas y estudios, la realidad es que a veces es complicado entender los motivos por los que una pareja no se embaraza. Afortunadamente en los últimos años, con el avance de la medicina reproductiva y generalmente después de una fecundación in vitro, se han ido detectando algunas de las que podrían ser las causas de este tipo de esterilidad.

Entre estas causas se encuentran, en primer lugar, las alteraciones cromosómicas del óvulo: a mayor edad, mayor probabilidad de encontrarnos con óvulos de mala calidad.

También se han identificado alteraciones de los espermatozoides de origen genético. Las alteraciones de la secuencia genética del esperma pueden dar lugar a un fallo de fecundación o a un mal desarrollo embrionario.

Finalmente, también hay que mencionar las alteraciones del embrión. Cuando nos encontramos embriones con células fragmentadas, asimétricas, varios núcleos… sabemos que esos embriones tienen mayor capacidad de bloquearse y ser resultado de un fallo de implantación o de un aborto.

 

¿Qué tratamiento existe para la infertilidad de origen desconocido?

El tratamiento en este tipo de pacientes se debe basar en las características individuales de cada persona y pareja. Para ello hay que atender especialmente a la edad, así como a una buena preparación tanto física como emocional que nos ayude a llevar mejor todo el proceso.

Este tratamiento, en algunos casos, nos sirve también para diagnosticar durante el mismo la causas subyacentes que impiden la gestación natural, como pueden ser una mala calidad ovocitaria o embrionaria, lo que podría conllevar procedimientos más complejos.

Es importante tener en cuenta que la forma de proceder será siempre a criterio del especialista en consenso con la pareja. Lo normal es comenzar de forma escalonada por tratamientos más simples como la inseminación artificial y, ante el fracaso de estos, ir progresando hacia técnicas más complejas como la fecundación in vitro o, llegado el caso, la ovodonación.

 

¿Qué hacer para favorecer las condiciones durante el proceso?

Además de todo lo que hemos comentado hasta ahora, también queremos compartir contigo algunos consejos que pueden ayudarte a la hora de seguir un tratamiento de reproducción asistida. Se trata de indicaciones simples y sencillas, pero que pueden tener mayor impacto de lo que imaginas a la hora de buscar el embarazo mediante técnicas de fertilidad.

Lo primero sería llevar una dieta sana y equilibrada, sobre todo consumir frutas y verduras, ya que son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes.

En paralelo a esto es importante realizar actividad física, ya que ayuda a tener un buen estado de salud y  reduce los niveles de estrés y ansiedad que muchas veces ocasiona la búsqueda de un embarazo. Además, el sobrepeso es una barrera para ser padres que así mantenemos a raya.

Por último, también es fundamental eliminar o disminuir todo lo posible sustancias como el tabaco, el alcohol y la cafeína, ya que constituyen algunos de los peores hábitos para la fertilidad.

Dra. Ana Gallardo
Ginecólogo especialista en medicina reproductiva

 

Esperamos haberte ayudado a entender mejor qué es la infertilidad de origen desconocido, sus posibles causas, las pruebas que llevamos a cabo para descartar diferentes patologías y qué puedes hacer para mejorar tu fertilidad. Como siempre, en URE Centro Gutenberg estamos a tu disposición para resolver cualquier duda y atender tu caso.

Puedes pedir cita con nuestros especialistas en reproducción asistida desde aquí.

Desde este blog compartimos contigo las últimas noticias de nuestra Unidad, consejos, recomendaciones e ideas en torno a la fertilidad.

Categorías

Archivo

También te puede interesar…