(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
histeroscopia

Histeroscopia diagnóstica en reproducción asistida

 

La histeroscopia es una de las pruebas que utilizamos en las clínicas de reproducción asistida para evaluar la cavidad uterina, y así obtener un diagnóstico de fertilidad cuando es requerido.

Quizás hayas oído hablar de esta prueba diagnóstica pero no tengas claro en qué consiste. Por eso en este artículo queremos despejar dudas sobre la histeroscopia y explicarte qué es, qué tipos hay y cómo realizamos el procedimiento.

Qué es la histeroscopia

La histeroscopia consiste en la exploración de la cavidad uterina por medio de un sistema óptico. Este sistema se introduce en el cuello del útero, permitiéndonos visualizar el canal cervical, la cavidad endometrial y los orificios de entrada de las trompas.

Para obtener una mejor visión, durante la exploración se utiliza un gas o líquido que ayuda a distender la cavidad uterina.

Qué tipos de histeroscopia existen

Podemos distinguir dos tipologías dentro de lo que es este procedimiento. Te las explicamos a continuación:

En primer lugar estaría la histeroscopia diagnóstica. Esta se realiza cuando la finalidad es únicamente ver el interior de la cavidad uterina. El procedimiento tiene lugar en la consulta y generalmente no precisa anestesia, aunque en algunos casos se puede administrar anestesia local.

La segunda tipología sería la histeroscopia quirúrgica. Este procedimiento se aplica cuando se realiza un tratamiento quirúrgico. En estos casos hay ya un diagnóstico previo y se trata de corregir un problema existente. Aquí sí hay que administrar anestesia a la paciente, por lo que se realiza en un quirófano y requiere ingreso hospitalario, aunque normalmente el alta se produce el mismo día.

Cuál es el procedimiento de la histeroscopia diagnóstica

Como hemos dicho anteriormente, la histeroscopia consiste en introducir un sistema óptico dentro de la cavidad uterina, a la vez que se va aplicando gas o líquido para expandirla y tener una buena visual.

Este procedimiento diagnóstico suele ser bien tolerado por parte de la paciente, con muy escasas complicaciones, y no necesita ingreso hospitalario.

La histeroscopia diagnóstica se realiza normalmente entre el final de la regla y la ovulación, aunque puede efectuarse en cualquier momento del ciclo.

Cuándo está indicada la histeroscopia diagnóstica

Esta prueba se utiliza para confirmar o descartar el diagnóstico de pólipos o miomas intracavitarios o submucosos, adherencias intrauterinas (síndrome de Asherman) o malformaciones uterinas (subsepto, septo, útero en T, visualizar directamente dispositivos intrauterinos…).

La histeroscopia es parte también del estudio de sangrados uterinos anormales, en sospecha de infertilidad de causa uterina-endometrial, en abortos de repetición, en fallos de implantación en ciclos de FIV, etc.