(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
embrión

Momentos en reproducción asistida: la transferencia embrionaria.

Un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV) lleva consigo varios momentos muy importantes. Todo comienza con una primera visita a tu médico especialista en fertilidad para realizar un estudio completo de la mujer y/o pareja. Tras el diagnóstico médico tu tratamiento de FIV comenzará con la fase de estimulación ovárica controlada (ecografías y análisis de sangre). Después llegará el momento de realizar la punción folicular, la inseminación de los ovocitos (generalmente mediante ICSI), el cultivo embrionario y, por último, la transferencia intrauterina de embriones. Este último paso consiste en depositar en la cavidad uterina (endometrial) hasta un máximo de tres embriones seleccionados. En caso de que sea posible, congelaremos los embriones viables sobrantes. Es en este momento cuando podemos afirmar que hemos finalizado el tratamiento de FIV.

Hoy nos vamos a centrar en la transferencia embrionaria, ya que se trata de una etapa crítica dentro de un ciclo de FIV. Tras un periodo de cultivo embrionario que mantiene entre 3 y 5 días a los embriones en incubadores convencionales o en Embryoscope, el médico o embriólogo te indicará el día para venir a la transferencia.

La transferencia de embriones es un momento muy importante, y como tal para el éxito de este acto hay que conocer una serie de variables que te explicamos a continuación.

 

¿Qué hay que tener en cuenta el día de la transferencia embrionaria?

Lo primero de todo, y aunque pueda parecer obvio decirlo, es que es requisito indispensable que este procedimiento sea realizado por un especialista entrenado y con experiencia. En URE Centro Gutenberg la transferencia de embriones se realiza en quirófano, bajo visión ecográfica abdominal, pero a diferencia de la punción ovárica no necesita anestesia. Te acompañarán un médico, el embriólogo y un DUE.

Para la realización de la transferencia de embriones es importante que entres al quirófano con la vejiga llena. Esta medida tiene dos objetivos: así se mejora la posición del útero facilitando la transferencia y, además, se mejora también la visualización del útero en la ecografía abdominal.

Además, debes tener en cuenta que el día de la transferencia embrionaria no debes utilizar perfumes ni maquillaje, ya que los embriones son muy sensibles a cualquier cambio ambiental de temperatura, aromas, luz, etc.

 

¿Cómo se desarrolla la transferencia embrionaria?

Una vez en quirófano, la mujer se acomodará como se haría para una ecografía vaginal. El médico pondrá un especulo vaginal para visualizar el cuello uterino, y procederá muy cuidadosamente a limpiar con gasas estériles y medio de cultivo embrionario los restos de medicación, aspiración del moco cervical, etc.

Una vez limpio el cuello uterino, se procederá a canular el canal cervical. Para esto se utiliza un catéter que debe ser, basado en nuestra experiencia en URE Centro Gutenberg, el más “blando” posible para evitar molestias a la paciente.

El embriólogo cargará el/los embriones seleccionados en un catéter interno mucho más blando, que el médico introducirá a través de la cánula con la que se canalizó el canal cervical. La punta del catéter interno se alojará a unos 10-15 mm del fondo uterino, donde se depositarán el/los embriones seleccionados.

Aunque es un procedimiento delicado, la transferencia embrionaria no suele llevar más de diez minutos. Tras esto, la paciente permanece en quirófano otros diez más, tras los cuales puede volver a casa.

 

¿Cuándo no se puede realizar una transferencia embrionaria?

Lamentablemente, nos encontramos con situaciones en las que no es posible realizar la transferencia de embriones por diferentes motivos. Estas son las principales causas:

Salvo en el caso de mala calidad embrionaria, en el que sería preciso repetir el ciclo de FIV, en el resto de casos lo que sucede es que la transferencia de embriones se producirá pasadas unas semanas, en un ciclo posterior. Para ello, lo que haremos será congelar los embriones y preparar el endometrio de la mujer para recibirlos una vez descongelados.

Evidentemente esta situación acarrea la prolongación del tratamiento, pero mejora los resultados en cuanto a la probabilidad de embarazo si se hubiesen transferido los embriones en el mismo ciclo.

 

¿Qué ocurre después de la transferencia embrionaria?  

Una vez realizada la transferencia de embriones generalmente se recomienda a la paciente guardar un reposo relativo y evitar las relaciones sexuales, si bien es cierto que esto no ha demostrado mejorar las probabilidades de embarazo.

¿Y después? Ya sólo falta esperar el resultado del test de embarazo. ¡Y que sea positivo!

 

¿Te quedan dudas sobre este u otro procedimiento de reproducción asistida? Recuerda que en nuestra sección de preguntas y respuestas frecuentes encontrarás mucha información. Y si con eso no es suficiente, no lo dudes y contáctanos. Nuestros especialistas en fertilidad estarán encantados de atenderte.