Transferencia de embriones congelados: dudas comunes sobre este tratamiento de reproducción asistida

Transferencia de embriones congelados

La transferencia de embriones congelados es un tratamiento que realizamos en URE Centro Gutenberg en aquellos casos donde pudimos congelar o vitrificar los embriones generados en una fecundación in vitro anterior, ya fuera con ovocitos propios o con ovocitos donados (ovodonación).

Cuando indicamos un tratamiento de FIV o de ovodonación, debemos intentar hacerlo lo más eficiente posible. Para esto estimulamos los ovarios con el objetivo de obtener un número de ovocitos suficiente para tener buenas expectativas de embarazo, ya que no todos los ovocitos serán maduros, no todos fecundarán y no todos los embriones conseguidos tendrán una calidad óptima.

En este proceso el objetivo es tener un embrión de buena calidad para ser transferido. Sin embargo, a veces el procedimiento es muy eficiente y obtenemos más embriones de buena calidad que los necesarios para transferir. En estos casos los criopreservamos mediante una congelación ultrarápida o vitrificación.

La criopreservación de embriones es una herramienta fundamental, que beneficia no sólo a las parejas que no hayan podido conseguir el embarazo con el tratamiento de FIV en fresco, sino también a aquellas que, tras conseguirlo, desean una segunda gestación. Se utiliza también en casos en los que, por causas médicas, desaconsejamos la transferencia de embriones en fresco, como por ejemplo ante riesgo de hiperestimulación ovárica, déficit endometrial, etc. En estos casos podemos diferir la transferencia de embriones, permaneciendo congelados en nuestro banco hasta que desaparezca la causa que impedía su transferencia.

Para ayudarte a entender este procedimiento hemos preparado este artículo. A lo largo del mismo queremos responder todas las preguntas que nos siguen haciendo nuestras pacientes cuando van a empezar este proceso con nosotros.

¿Cómo es la preparación para un ciclo de transferencia de embriones congelados?

La criotransferencia resulta más sencilla y económica, puesto que no conlleva la misma preparación que una fecundación in vitro, que requiere de inyecciones diarias, sedación, quirófano, etc.

Este tratamiento consiste en la preparación del endometrio para recibir al embrión. Para ello hay dos opciones: mediante un ciclo natural o mediante un ciclo sustituido, con la administración hormonal secuencial de estradiol y progesterona.

¿Qué es mejor, transferencia de embriones congelados en ciclo natural o en ciclo sustituido?

Ambos métodos de preparación endometrial se han mostrado igual de eficaces respecto a los resultados. Por eso, en URE Centro Gutenberg la elección de uno u otro vendrá exclusivamente motivada por criterios médicos, así como de comodidad y seguridad de la paciente.

¿En qué día se hace la transferencia de embriones congelados?

Debe existir una coordinación y comunicación entre el embrión y el endometrio. Para esto, el día de desarrollo del embrión debe ser el mismo que el día de desarrollo del endometrio después de la ovulación. Es decir, un embrión de día cinco se debe transferir cinco días después de la supuesta ovulación, o al quinto día de tratamiento con progesterona.

¿Qué es mejor, transferencia de embriones frescos o congelados?

Hoy en día la utilización de embriones congelados tras un ciclo de fecundación in vitro ofrece, prácticamente, las mismas posibilidades de embarazo que cuando se usan en fresco.

De hecho, cada vez más estudios evidencian tasas similares de éxito entre embriones frescos y congelados. Incluso hay autores que reflejan tasas superiores de embarazo con embriones congelados.

¿Cuándo se descongelan los embriones vitrificados?

Los embriólogos descongelan los embriones el mismo día de la transferencia embrionaria, a primera hora de la mañana. A continuación, llaman a la paciente para informar de cómo ha ido la descongelación y dar la hora a la que debe acudir a la clínica para la transferencia embrionaria. Cómo mínimo, deben pasar dos horas entre descongelación y transferencia, para ver la evolución del embrión y expulsar cualquier resto del medio donde estaba congelado.

Antiguamente el cultivo de embriones hasta etapa de blastocisto no estaba estandarizado, y la mayoría de las transferencias y congelaciones se hacían en el día tres de desarrollo. Hoy día, gracias a todos los avances en los medios de cultivos, se hace en el día cinco o seis de desarrollo. Si tu caso es de hace tiempo y tienes embriones en día +3, descongelaríamos los embriones y la transferencia sería dos o tres día después en etapa de blastocisto.

¿Qué porcentaje de supervivencia tienen los embriones al descongelarse?

El éxito de la descongelación o desvitrificación dependerá de la calidad embrionaria en el momento de congelarse, así como de su capacidad para superar el proceso de congelación y descongelación.

Actualmente, según nuestros últimos datos, la tasa de supervivencia se sitúa en torno a un 97%. 

Esperamos haberte ayudado a aclarar este tratamiento común en reproducción asistida, ya que según nuestros datos, podemos congelar embriones en entre un 30% de los tratamientos de FIV con ovocitos propios, y en entre un 50 y el 60% de los tratamientos con ovocitos donados. Recuerda que, en cualquier caso, desde URE Centro Gutenberg estamos a tu disposición para resolver las dudas que tengas. ¡Contáctanos si tienes preguntas!

 

 

Desde este blog compartimos contigo las últimas noticias de nuestra Unidad, consejos, recomendaciones e ideas en torno a la fertilidad.

Categorías

Archivo

También te puede interesar…