(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
fallo de implantación

Fallos de implantación embrionaria repetidos en tratamientos de reproducción asistida: ¿hay solución?

La reproducción humana es un proceso muy complejo, que tiene varias fases y exige que todas funcionen bien, y en la que a veces suceden cosas que no esperamos.

¿Un ejemplo? Una pareja que se somete a un tratamiento de reproducción asistida, concretamente Fecundación in Vitro, recibiendo embriones de muy buena calidad con un endometrio aparentemente normal, pero que no logra el embarazo. Cuando esta situación se repite por lo menos en dos ciclos, podemos hablar de fallo de implantación.

¿Es la primera vez que oyes hablar de fallo de implantación? No te preocupes, en este artículo vamos a explicarte con más detalle en qué consiste la implantación embrionaria y por qué en ocasiones encontramos este problema, así como qué posibles soluciones pueden aplicarse.

 

Qué es la implantación embrionaria

La implantación embrionaria es el proceso biológico molecular mediante el cual un embrión se adhiere e invade el endometrio, que es el tejido que recubre cavidad uterina de la mujer.

Una vez que esto se produce, es allí donde se desarrollará normalmente durante los nueve meses de embarazo.

 

Qué hace posible la implantación embrionaria

Para que la implantación embrionaria tenga lugar y no se produzca un fallo, son necesarios varios aspectos. En primer lugar, una buena calidad y desarrollo embrionario. Además, es importante que se produzca un correcto crecimiento y maduración del endometrio. Finalmente, debe producirse una buena coordinación y comunicación entre el embrión y la capa de tejido endometrial.

 

Cuándo y cómo se produce la implantación del embrión

Una vez fecundado el óvulo en las trompas de Falopio, este embrión inicial comienza un proceso de división celular y de transporte por la trompa hacia la cavidad uterina, sitio al que llega al tercer o cuarto día de desarrollo.

La implantación empieza así a los seis días de desarrollo embrionario, y termina en el día trece aproximadamente. El momento exacto en el que se debe o puede comenzar este proceso se denomina “ventana de implantación”, y va del segundo al séptimo día después de la ovulación.

 

Cuándo existe un fallo de implantación embrionaria

Como decíamos al principio, si tras al menos dos tratamientos de reproducción asistida, con embriones de buena calidad y endometrio normal, no se produce el embarazo, podemos empezar a hablar de fallo de implantación.

En cuanto a las causas que estén provocando esta situación, pueden ser de origen uterino o embrionario. Es decir, puede existir un problema en el embrión para seguir su desarrollo, o un factor uterino que impide la implantación.

 

Qué hacer ante fallos de implantación embrionaria para lograr un embarazo

Los fallos de implantación embrionaria suelen presentar casos complejos, por lo que siempre es aconsejable reevaluar la condición y el diagnóstico, buscando una explicación a lo sucedido o algo que se pueda haber escapado en la evaluación inicial.

Para ello hay que revisar posibles alteraciones anatómicas del útero, como miomas submucosos, pólipos, adherencias, etc. La mejor herramienta para ello es la histeroscopia diagnóstica, con la cual se suelen encontrar problemas hasta en el diez por ciento de los casos.

En la mujer se deben descartar problemas de trombofilias, endocrinos, metabólicos o inmunológicos, que pueden ser responsables del fallo de implantación embrionaria. Debes tener en cuenta que, con el tratamiento adecuado, es posible lograr un embarazo.

En lo que se refiere a causas que afectan a los embriones, es aconsejable estudiar posibles alteraciones en los cromosomas en ambos miembros de la pareja mediante un cariotipo. También pueden estudiarse alteraciones seminales más complejas, por ejemplo mediante un estudio de FISH y un test de fragmentación del ADN en los espermatozoides.

Hay veces, no obstante, en las que no se logra encontrar la causa que explique el fallo de implantación embrionaria. En este caso, el manejo o consejo a dar a los pacientes dependerá de la experiencia de cada centro y de la situación de cada pareja.

Cuando se da con una causa del fallo de implantación embrionaria, el tratamiento dependerá del diagnóstico encontrado. Es decir, se tratará específicamente el problema localizado y se recomendará un nuevo intento de Fecundación in Vitro.

Los fallos de implantación embrionaria afectan a entre un diez y un quince por ciento de las parejas que se someten a una Fecundación in Vitro. Eso sí, debes saber que con las herramientas diagnósticas y terapéuticas actuales es posible lograr una gestación evolutiva  en más del noventa por ciento de las parejas que consultan a un centro de reproducción asistida.

 

Por lo tanto… ¡no lo dudes! ¡Consúltanos si crees tener cualquier problema! En URE Centro Gutenberg estudiaremos tu caso y te aconsejaremos las mejores opciones para que logres el deseado embarazo. Recuerda, además, que tu primera consulta con nosotros es totalmente gratuita.

 

Puedes pedir cita online en URE Centro Gutenberg, o hacerlo directamente por teléfono  llamándonos al 952 122 565 (URE Málaga) o al 956 638 719 (URE Algeciras).