(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
fertilidad

¿Podemos prevenir la infertilidad? El Dr. Claudio Álvarez nos da algunas claves

 

Como especialistas en reproducción e infertilidad, en URE Centro Gutenberg nos enfrentamos a diario con situaciones de pacientes donde sentimos que hemos llegado tarde. Lamentablemente, muchas veces no tenemos las herramientas para cumplir el sueño de ser padres de muchas parejas. Sabemos que si les hubiésemos orientado e informado a tiempo, no estaríamos ahora tomando decisiones sobre diagnósticos o tratamientos que, muchas veces, producen un estado de choque, ansiedad y angustia en la pareja, y cuya decisión definitiva cuesta tomar.

En los tiempos que vivimos, la maternidad forma parte de nuestros objetivos a medio o largo plazo. Sin embargo, no conocemos la realidad de la función reproductiva, ni el pronóstico de la fertilidad en nuestra especie. Cada vez retrasamos más la llegada de nuestro primer hijo. ¿Sabías que en los setenta el primer hijo se tenía a los 25,2 años de la mujer, como media, y cuarenta años después superamos los 30?

La mayoría de las mujeres cree que la maternidad es importante, y cuentan con la esperanza de tener dos o tres hijos, el último de ellos después de los 35 años. Tener una relación estable, haber completado su desarrollo profesional y tener una seguridad económica, son algunos de los requisitos antes de pensar en la maternidad. La mayoría de las parejas subestima el impacto de la edad de la mujer en la fertilidad y, al mismo tiempo, sobreestima los resultados de las técnicas de reproducción asistida. Esto acarrea el riesgo de buscar tardíamente la maternidad. La decisión de retrasar la maternidad es libre, pero debe ser tomada con conocimiento y asumiendo sus posibles consecuencias.

En URE Centro Gutenberg lo repetimos a diario. Lo habrás leído a menudo en este blog, porque no nos cansamos de decirlo: la edad de la mujer es el factor más importante desde el punto de vista de la fecundidad. Esta permanece relativamente estable en un 23% mensual hasta los 30 años, y luego comienza a disminuir de forma acelerada a partir de los 37, incrementándose el número de mujeres infértiles.

Es importante que nuestras pacientes sepan que, cuando su médico de cabecera o su ginecólogo, en su revisión anual, les dice que todo está perfecto, no significa necesariamente que desde el punto de vista reproductivo esté todo bien. En otras palabras, una mujer de 43 o 45 años puede tener una salud perfecta, sus revisiones ginecológicas normales, pero tiene una altísima probabilidad de recibir un mal pronóstico reproductivo asociado a su edad.

Todo lo anterior nos debe llevar a un nuevo concepto de “prevención de la infertilidad”, donde la responsabilidad es de los profesionales de la salud, del personal sanitario en general y de la sociedad en su conjunto. Debemos ser conscientes de la necesidad de fortalecer este nuevo concepto, mejorando nuestro conocimiento respecto a los factores que influyen en el pronóstico reproductivo de la mujer, como la edad y las nuevas posibilidades de preservar la fertilidad (vitrificación de ovocitos, congelación de tejido ovárico y congelación del semen).

En resumen, desde URE Centro Gutenberg abogamos porque la pareja tome sus decisiones libremente, y siempre con conocimiento de las posibles consecuencias de postergar la maternidad, uno de los problemas emergentes de nuestro tiempo.