(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
infertilidad secundaria

Infertilidad secundaria: cuando el segundo embarazo no llega

 

Hoy te queremos hablar de algo que no es inusual en URE Centro Gutenberg. Algo que le ocurre a más de una pareja que acude a nuestro centro. Te ponemos en situación: ya has tenido un embarazo de forma natural, sientes el deseo de buscar un hermanito para tu peque, pero… pasa el tiempo y el segundo embarazo no llega. Es lo que se conoce como infertilidad secundaria.

Aunque quizás no lo habías oído hasta ahora, la infertilidad secundaria es algo que se presenta de improviso para muchas parejas. Pero… ¿qué la causa? ¿Qué opciones hay cuando surge? En este artículo vamos a darte algunas pistas.

Qué es la infertilidad secundaria

Definimos infertilidad secundaria cuando una pareja ha tenido un hijo anteriormente, pero tiene problemas para concebir el segundo tras un año de relaciones sexuales sin protección.

También consideramos que hay infertilidad secundaria cuando la mujer o el hombre ya tienen un hijo de una pareja anterior, y experimentan infertilidad con una nueva pareja.

Causas de la infertilidad secundaria

A la hora de identificar las causas que pueden provocar infertilidad secundaria nos encontramos con muchos motivos diferentes. Vamos a mencionarte los más comunes.

Edad de la mujer

Una de las causas más comunes en el caso de la infertilidad secundaria es la edad. Como hemos repetido muchas veces en el blog, no es lo mismo buscar el embarazo a los 30, que a los 37.

La fertilidad femenina disminuye drásticamente a partir de los 35 años. Según los últimos datos, la mayoría de las españolas buscan su primer hijo a partir de los 30, situándose la media en los 31,2. Por lo que es casi inevitable que el segundo bebé empiece a buscarse a partir de los 35

Problemas tras un embarazo previo

Después de un embarazo y parto totalmente normales, a veces se producen determinadas secuelas, que no siempre se detectan.

Nos referimos a problemas infecciosos, muchas veces asintomáticos, que terminan provocando alteraciones en trompas y endometrio y, consecuentemente, problemas que llevan a la infertilidad secundaria.

Lesiones secundarias

En determinadas ocasiones ciertas lesiones secundarias a una cesárea, como problemas en la cicatriz del útero, pueden dificultar la implantación del embrión. Esto puede traducirse años después en una dificultad para concebir un segundo hijo.

Cambios de hábitos

Con la llegada del primer hijo puede que tus hábitos no sean los mismos que antes. Una mala alimentación, subida o bajada de peso, menos horas de sueño, estrés… Todos estos cambios pueden estar afectando negativamente a tu fertilidad, y traducirse después en infertilidad secundaria.

Otros motivos

Aunque son algunas de las más comunes, las razones anteriores no son las únicas. Existen otros motivos que a veces derivan en problemas para concebir un segundo hijo. Por ejemplo los cambios hormonales, problemas de ovulación o alteraciones en la calidad seminal que antes no estaban presentes.

Tratamiento de la infertilidad secundaria

Ya hemos visto qué es la infertilidad secundaria, y algunas de las causas que pueden provocarla. Ahora la pregunta que te estarás haciendo es… ¿tiene tratamiento? ¿Qué se puede hacer?

En URE Centro Gutenberg, cuando una pareja acude a nosotros para evaluar su infertilidad secundaria, la sometemos al mismo estudio que a cualquier pareja. Esto es, realizamos estudios de hormonas, de lesiones uterinas, espermáticos, etc. El objetivo es encontrar causas que estén provocando el problema.

Dicho esto, no existe una “respuesta universal” a un problema de infertilidad secundaria. La solución dependerá de muchos factores. Es por eso por lo que, solo una vez hecho el diagnóstico, recomendamos a la pareja el tratamiento adecuado para lograr el segundo embarazo que están buscando.