(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
En el laboratorio de FIV seleccionando embriones

Cómo clasificamos los embriones por su calidad en un tratamiento de Fecundación in Vitro

 

El mayor reto de un laboratorio de Fecundación in Vitro (FIV) es seleccionar el embrión con la máxima capacidad para lograr el embarazo. Para ello, los criterios de evaluación y valoración de referencia para la mayoría de los centros de reproducción humana españoles son los de ASEBIR, la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción.

Los embriones pueden estar en el laboratorio de FIV hasta el día +6 de su desarrollo embrionario, considerándose el “día cero” el de la obtención e inseminación de los ovocitos con el espermatozoide (es decir el día de la punción ovárica).

La transferencia embrionaria al útero de la mujer se realiza entre los días +2 y +6 del desarrollo embrionario. El día exacto dependerá del número y de la calidad de los embriones conseguidos, y en nuestro caso siempre será a criterio del equipo médico-biológico de URE Centro Gutenberg, teniendo en cuenta el historial de cada paciente.

 

Qué criterios se siguen para clasificar los embriones en FIV

Básicamente, tenemos en cuenta los siguientes parámetros:

  • El número de células y su simetría, es decir, la igualdad o desigualdad entre el tamaño de las distintas células del embrión.
  • El ritmo de división del embrión hasta el día +2, y su evolución desde el día +2 al día +3.
  • El porcentaje y tipo de fragmentación celular. La fragmentación consiste en pequeños restos de células que se disponen alrededor del embrión. En un embrión viable, el porcentaje de fragmentación puede variar desde el 0 hasta el 35 o 40%. El problema de la fragmentación celular es que estos fragmentos pueden dificultar el ritmo de división y la evolución del embrión. Con lo cual, a medida que aumenta el porcentaje de fragmentación sabemos que las posibilidades de embarazo disminuyen.
  • Otros parámetros como la presencia de vacuolas, células con más de un núcleo, así como el aspecto y grosor de la membrana externa que recubre y protege el embrión.

 

Cómo se clasifican los embriones en FIV

Teniendo en cuenta los criterios que acabamos de mencionar, dentro del equipo médico de un centro de reproducción asistida es el embriólogo el encargado de realizar el seguimiento diario de la evolución de los embriones desde su fecundación.

Este seguimiento continuo le llevará a clasificar los embriones otorgándoles distintos niveles de calidad:

  • Calidad A: embriones de óptima calidad y máxima capacidad de implantación.
  • Calidad B: embriones de buena calidad y capacidad de implantación.
  • Calidad C: embriones de media calidad y capacidad de implantación.
  • Calidad D: embriones de baja calidad y capacidad de implantación.

En función de la calidad asignada y de las posibilidades de implantación del embrión,  tomaremos decisiones junto con el médico y los pacientes respecto a su transferencia o congelación. Estadísticamente, los embriones de calidad A tendrán mayores opciones de conseguir un test de embarazo positivo, llegando casi al 60% de probabilidad cuando se transfieran dos embriones en mujeres menores de 40 años.

Todos aquellos embriones susceptibles de ser transferiros pueden derivar en el logro de un embarazo a término con el nacimiento de un niño sano. El hecho de transferir embriones de calidad media o baja (C y D) no tiene influencia en que el niño vaya a tener problemas. Los  niños nacidos de un ciclo de Fecundación in Vitro pueden tener las mismas posibilidades de padecer alguna enfermedad que uno cuyo embarazo se ha conseguido de forma natural. Es muy importante que recuerdes que esto no está relacionado con la calidad de los embriones que se transfieren.

 

Más cosas que debes saber sobre clasificación de embriones en FIV

Una de las personas que más sabe sobre clasificación embrionaria en Fecundación in Vitro de URE Centro Gutenberg es la Dra. Belén Buch, Jefa de Laboratorio y embrióloga de nuestra Unidad desde 1992. ¡Cómo pasa el tiempo! A ella le hemos hecho un par de preguntas sobre clasificación embrionaria.

 

Pregunta: ¿Qué valor crees que tiene la clasificación embrionaria en los tratamientos de FIV?

Respuesta: Una buena clasificación de los embriones obtenidos en Fecundación in Vitro es crucial en el resultado final del ciclo. La importancia de valorar y clasificar bien los embriones se traduce en una buena selección de los que se van a transferir al útero y/o los que se van a congelar, para conseguir un embarazo a término lo antes posible.

Creo que es fundamental el entrenamiento y la experiencia de los embriólogos del laboratorio de FIV, ya que el cultivo, la selección y la clasificación de los embriones son factores responsables en un porcentaje muy alto del éxito en la obtención de un embarazo en los ciclos de Fecundación in Vitro.

 

P: ¿Crees que los avances tecnológicos han cambiado la valoración de los embriones en los últimos años?

R: Sin duda alguna, sí. Muchos de los avances tecnológicos han ido enfocados a la reducción del estrés de los embriones durante su estancia en el laboratorio, y los sistemas de cultivo se han adaptado cada vez mejor a las necesidades de los embriones.

Pero la verdadera revolución en estos últimos años ha sido la aparición de incubadores, que monitorizan el desarrollo de los embriones mediante cámaras incorporadas dentro del sistema de incubación. Estos incubadores, como por ejemplo el Embryoscope, con el que trabajamos en URE Centro Gutenberg desde hace años, nos aportan una enorme cantidad de información, y están revolucionando la manera de clasificar y seleccionar los embriones aumentando las tasas de éxito en determinados pacientes.

No es el “milagro”, pero sí que nos ayuda y da seguridad a la hora de justificar por qué escogemos un embrión para transferir a la mujer en vez de otro.