(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg

Embarazo tras reproducción asistida: cuáles son los primeros síntomas

 

Si te estás sometiendo a un tratamiento de fertilidad, es completamente normal que tras una transferencia embrionaria, o una inseminación artificial, te encuentres pendiente de cualquier síntoma que indique el deseado embarazo.

Por eso, desde URE Centro Gutenberg hoy te queremos hablar de los primeros signos y síntomas que sugieren una implantación embrionaria. Eso sí… ten en cuenta algo muy importante: cada paciente es única, por lo que la ausencia de estos signos no quiere decir que el resultado vaya a ser negativo, del mismo modo que tenerlos no significa embarazo en el cien por cien de los casos.

 

Aversión a ciertos olores y/o alimentos

No te alarmes si empiezas a desear algo que jamás te había gustado. O si, por el contrario, comienzas a aborrecer el perfume que lleva tu pareja. ¡Es algo normal! Los cambios hormonales producidos por el embarazo hacen que el sentido del olfato se sensibilice, a veces llegando a extremos. ¿Ejemplos? Una paciente nos contaba hace poco que le apetecía… ¡tomar vinagre a cucharadas!

 

Incremento del tamaño y la sensibilidad de los senos

Otro de los síntomas más comunes alrededor del embarazo, debido a los cambios hormonales, lo podrías notar en tus pechos: los senos se vuelven más sensibles y aumentan ligeramente.

 

Aumento del cansancio

Esto también es debido a los cambios hormonales que se van produciendo en tu cuerpo tras la implantación embrionaria. Te notarás más cansada, con más sueño… Por lo que, si llegan las nueve de la noche y ya estás dormida, no te preocupes. ¡La culpa es de las hormonas!

 

Sangrado vaginal

Este es uno de los síntomas que suele asustar más a nuestras pacientes. Y es lógico, ya que confunden el sangrado con la menstruación. Sin embargo, este sangrado tiene una explicación: para que se produzca la unión del embrión con tu cuerpo, este tiene que romper ciertos vasos del endometrio para formar unos nuevos, lo que le permitirá obtener todo lo que necesita para su desarrollo.

Este sangrado vaginal no ocurre siempre, ni se da de la misma forma. En algunos casos puede ser imperceptible; en otros podría parecerse a una regla. Lo importante es saber diferenciarlo para evitar sustos, ya que este es de una textura más ligera, generalmente marrón o rosácea.

 

Dolores abdominales

Igual que en el caso anterior, es un síntoma que suele generar miedo a las futuras mamás. Ello se debe a que estos dolores son similares a los que se producen durante la regla, por lo que muchas pacientes lo asocian a que el tratamiento no ha ido bien.

Sin embargo, debes saber que estas molestias son normales, y vienen causadas generalmente por el crecimiento y los cambios de posición que va experimentando el útero.

 

Ganas de orinar frecuentemente

Esta molestia viene causada por el aumento de la progesterona, lo que hace que circule más sangre hacia los riñones. Como consecuencia de esto, tu vejiga se llena con más rapidez, por lo que tienes que ir más veces al baño…

 

Cambios de humor

Es uno de los síntomas más variables dependiendo de cada mujer: en algunas se da de forma muy intensa, mientras que otras lo notan de forma más leve. No te asustes si sientes que pasas de la euforia a un estado de tristeza, o al contrario. ¡Es parte del cambio que está experimentando tu cuerpo!

 

Hinchazón abdominal y/o estreñimiento

Uno de esos signos fastidiosos que también se genera por los cambios hormonales. Lo que ocurre aquí es que estos hormonales ralentiza el tránsito intestinal, provocando estreñimiento y, a menudo, molestias como la acidez de estómago y las temidas náuseas.

 

 

Como te decíamos al principio del artículo, es muy importante tener en cuenta que la ausencia de síntomas no significa que no haya embarazo. Algunas mujeres los padecen con mayor intensidad, y otras apenas notan cambios especiales en su cuerpo.

 

Por otro lado, recuerda también que algunos síntomas, como la hinchazón abdominal, el estreñimiento o el cansancio, pueden deberse a la medicación hormonal en tu tratamiento de fertilidad, y más en concreto al suplemento de progesterona que el médico especialista en fertilidad te ha indicado para favorecer la implantación embrionaria.