(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
sindrome de aherman

Síndrome de Asherman y fertilidad femenina: qué es y cómo puede afectar a la reproducción

 

En las clínicas de reproducción asistida como URE Centro Gutenberg nos enfrentamos a diario con problemas de fertilidad. En todos los casos buscamos la causa que afecta a la futura mamá y/o papá, para ofrecer el tratamiento de reproducción más adecuado. Hoy queremos hablarte del síndrome de Asherman, y cómo puede ser problemático para la fertilidad femenina.

El síndrome de Asherman afecta aproximadamente al 8% de las mujeres, y se puede encontrar en entre el 2 y el 22 % de mujeres con problemas de fertilidad. Es una patología adquirida, no se nace con ella. Su causa está en un crecimiento de tejido fibroso sobre una cicatriz, o en una zona donde se haya producido un traumatismo.

Qué es el síndrome de Asherman

Este síndrome recibe su nombre del ginecólogo israelí Josef Asherman, quien lo describió por primera vez en 1948. Las mujeres afectadas por este cuadro médico presentan adherencias, o sinequias, en el interior de la cavidad uterina o endometrial. Estas adherencias ocasionan una obliteración parcial o total de la cavidad, haciéndola más estrecha o deformándola.

Según el grado de afectación del síndrome de Asherman nos podemos encontrar con casos leves, moderados o graves. Este último, como imaginarás, es el de peor pronóstico, puesto que en este caso las paredes uterinas se encuentran totalmente adheridas.

Causas del síndrome de Asherman

Aunque existen diversas causas para este síndrome, en más del 90% de los casos el origen está en legrados uterinos, tras un aborto espontáneo o inducido.

No obstante, el síndrome de Asherman también puede aparecer por infecciones endometriales, uso de DIU, cirugías uterinas, etc.

Síntomas del síndrome de Asherman

¿Cómo detectar esta patología a tiempo? ¿Qué síntomas suele presentar antes de que peligre la fertilidad femenina? Te contamos los más comunes:

  • Alteraciones menstruales. Disminución o ausencia de regla (amenorrea), debida principalmente a la reducción del tejido endometrial funcional, y por obstrucción del cuello uterino por las adherencias, que imposibilitan la salida del sangrado menstrual.
  • Dolor pélvico o abdominal. Causado generalmente por esta retención del sangrado menstrual.
  • Endometriosis. La posible retención menstrual puede, de forma retrógrada, ir a la cavidad abdominal, facilitando en mujeres susceptibles la generación de focos endometriósicos.
  • Infertilidad. Todas estas adherencias impiden el correcto desarrollo del endometrio, provocando un fallo de implantación del embrión. O bien, si se llega a producir un embarazo, el correcto desarrollo de este, como abortos espontáneos.

Diagnóstico del síndrome de Asherman

Clínicamente se diagnostica normalmente en el estudio de esterilidad cuando la paciente acude a su primera visita de fertilidad.

Su diagnóstico se puede sospechar por los síntomas y mediante ecografía, histerosonografía o histerosalpingografía. Y se confirma con una histeroscopia diagnóstica.

Tratamiento del síndrome de Asherman

El tratamiento de este síndrome consiste en liberar o cortar las adherencias que produce, mediante una histeroscopia. Este procedimiento puede ser con o sin anestesia, dependiendo de la severidad de las sinequias.

Existe el riesgo de recurrencia del síndrome de Asherman en entre el 3 y el 23% de las pacientes. Afortunadamente hoy en día existe tratamiento, como el uso de estrógenos, para prevenir esta recurrencia, aunque los resultados tienden a ser variables.

También debes saber que actualmente se llevan a cabo diversas investigaciones, con terapias con plaquetas, células madre, etc., que podrían ayudar a la regeneración del tejido endometrial dañado. En las pacientes con infertilidad, el objetivo del tratamiento es mejorar las expectativas de embarazo evolutivo.