(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Historias reales de URE Centro Gutenberg

Nos cuentan su historia: Ana. “No se avergüencen de ir una clínica de fertilidad”

Hoy te traemos un nuevo testimonio real para darte a conocer la historia de Ana. Una historia de lucha desde el primer momento que quiso ser mamá. Una lucha que, en su caso, sigue el día de hoy y que Ana ha querido visibilizar y dar a conocer en nuestro blog.

Ana fue mamá de una preciosa bebé el 10 de noviembre del 2017, tras su paso por URE Centro Gutenberg. Fue de esas mamás que no lo tuvo fácil, ya que se encontró con diversos problemas a lo largo del embarazo. Aun así, luchó como una campeona para seguir adelante y cumplir su sueño.

A los diez meses de edad, a su pequeña Claudia le diagnosticaron una enfermedad. Ahí la vida decidió que estos padres siguieran luchando, pero con más fuerza que nunca. Hoy, 10 de noviembre de 2020, esta pequeña cumple tres años. Y en URE no queríamos dejar de felicitarla, desearle el mejor de los cumpleaños y enviar a sus papis nuestra más sincera admiración por su valentía y fortaleza.

La vida a veces nos pone baches, unos más profundos que otros, pero lo importante es la actitud. ¡Y la vuestra es admirable! Aquí está vuestra historia.

Cuéntanos cómo conociste URE Centro Gutenberg

Hace algún tiempo tuvimos problemas a la hora de buscar un bebé. Yo conocía vuestra clínica por amigas mías que ya habían quedado embarazadas e iban hacerse sus ecografías allí para ver a sus futuros niños.

Un día, investigando por internet, vi que en dicha clínica hacían también posible que personas como yo pudiéramos tener la oportunidad de ser mamás. Así que llamé y me informé sobre qué debía hacer. Así concretamos una primera cita para una valoración y demás.

Tras tu primera cita con nosotros, ¿qué te hizo elegir URE Centro Gutenberg?

Cuando fuimos a la primera consulta de fertilidad, íbamos algo nerviosos y preguntándonos si podíamos pagar el proceso, o si esto haría que nos quedásemos embarazados. Pero el trato que tuvimos nada más entrar en la clínica fue maravilloso. No piensas en nada, al revés, sólo tienes ganas de empezar y hacerte ya tu tratamiento.

Nuestro médico, el Dr. Sánchez Rosa, nos atendió en todo momento súper bien, así como cada uno de los profesionales que nos vieron (empezando por admisión y terminando por quirófano, etc.). Nos sentimos como en casa y muy seguros de lo que queríamos hacer.

Cuéntales a otras mamás cuáles fueron tus primeras dudas antes de someterte a reproducción asistida

Mis dudas fueron muchas. Nada más pensaba que tenía que pincharme, que tenía que hacerlo sola, el cómo me pondrían los tratamientos, el si me harían efecto los tratamientos y me quedaría embarazada, el que tenía que entrar a quirófano y si me dolería o no… Pero gracias al centro todas esas dudas y miedos desaparecieron conforme iban pasando los días y yo estaba ya en tratamiento.

¿Qué tratamiento de fertilidad te recomendó el equipo de médicos? ¿Inseminación artificial? ¿Fecundación in vitro?

Mi doctor nos recomendó la fecundación in vitro para el problema que nosotros teníamos. A día de hoy, fue una de las mejores cosas que pude hacer y elegir. Al principio no me gustaba la idea de la fecundación porque pensaba y me decía una y otra vez por qué no podía quedarme embarazada de forma natural. Pero gracias a esto aquí tenemos a lo que más queremos en la vida.

¿Qué miedos tenías, cómo los fuiste superando, qué sentías durante el tratamiento…?

Como bien dije antes, los miedos son muchos. Se te pasan muchas cosas por la cabeza durante el tratamiento. Estaba como loca con las hormonas… había días que lloraba, otros que reía y ya me imaginaba que estaba embarazada… Conforme iban pasando los días los miedos y dudas iban desapareciendo, al sentirme que lo que estaba haciendo haría posible que pronto pudiera tener algo que llevaba mucho tiempo esperando.

Superé unos de los mayores miedos que tenía, y era el pincharme sola (yo antes veía una aguja y me mareaba). Ahora puedo decir que no me dan miedo, algo de respeto pero ya está. Al revés, lo volvería a hacer mil veces más y si Dios quiere intentaremos darle un hermanito/a a nuestra pequeña.

¿Qué consejos le darías a otras madres y parejas que están pensando en recurrir a un tratamiento de fertilidad?

Ante todo, les diría que no se avergüencen de ir una clínica de fertilidad o de contarle a alguien que no pueden quedarse embarazados. Que vayan y le hagan una valoración. Y por supuesto que elijan esta clínica que te hace sentir como en casa y el trato es fabuloso.

Yo tuve muchos problemas después cuando quedé embarazada y con mi pequeña también. A los 10 meses de edad, le diagnosticaron leucemia linfoblástica , aquí la vida se nos paró y solo pensamos y queremos que mi niña salga adelante y podamos seguir disfrutando siempre de ella. A día de hoy, seguimos con tratamiento, pero con más fuerzas q nunca y ella está muy bien gracias a Dios.

Tengo que seguir dando gracias a URE Centro Gutenberg día a día. Y a mi embrióloga, Menchu, que no puedo dejarla atrás, que es la persona más maravillosa que he conocido.

——-

Muchas gracias de nuevo, Ana, por tu valentía y por animarte a compartir tu testimonio con nosotros. Y a nuestras demás lectoras y lectores, recordad que tenéis acceso desde aquí a todas las historias reales de nuestros pacientes.