(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg
dudas frecuentes en ovodonación

Lo que debes saber sobre la vacuna contra la tos ferina si estás embarazada

Parece que la tos ferina está de actualidad… Llevamos meses escuchando y leyendo en los medios de comunicación una recomendación a todas las embarazadas: que se vacunen contra la tos ferina. En URE Centro Gutenberg sabemos que hay preocupación, y que existen muchas dudas sobre la conveniencia o no de ponerse vacunas cuando se está embarazada. Estas dudas se plantean a diario en nuestra clínica de fertilidad, cuando la mujer recibe la buena noticia de su embarazo.

Como somos muy conscientes de esta preocupación, queremos aprovechar este artículo para aclarar algunos aspectos sobre la tos ferina, y sobre por qué se recomienda la administración de una vacuna durante el embarazo.

 

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina es una enfermedad respiratoria infecciosa causada por una bacteria, la Bordetella pertussis. Afecta a personas de todas las edades, pero cuando toca a recién nacidos y lactantes pequeños puede ser muy grave, incluso mortal.

En estos casos, las personas que cuidan al bebé son las que transmiten la infección por vía aérea, principalmente por la tos y los estornudos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la tos ferina?

Los síntomas iniciales de la tos ferina son similares a los de un resfriado común: congestión nasal, estornudos, tos intensa y fiebre, que pueden extenderse varias semanas. En niños recién nacidos o muy pequeños puede que no haya tos, pero sí un compromiso del estado general importante.

La tos ferina se puede prevenir con la vacuna. Sin embargo, a pesar de las altas coberturas de los programas de vacunación se ha visto un aumento en la incidencia de la enfermedad, especialmente en niños menores de tres meses, en los que puede causar cuadros más graves, como el síndrome de la tos ferina maligna.

 

Pero la tos ferina… ¿no era una enfermedad “desaparecida”?

Desgraciadamente, no. En España se viene observado un aumento de la incidencia, hospitalización y mortalidad de la tos ferina desde el año 2010.

Actualmente, en la mayoría de los calendarios de vacunación, la primera dosis de la vacuna contra la tos ferina se da a los dos meses de vida. Por lo tanto, la inmunidad efectiva frente a la enfermedad no comienza hasta transcurridas unas semanas tras esta primera dosis.

Por otro lado, la mayoría de las madres no tienen suficientes anticuerpos para transmitirlos, a través de la placenta, a sus bebés durante el embarazo. Así pues, las defensas con las que cuenta el recién nacido en sus primeros meses pueden ser insuficientes.

Este es el motivo por el que se recomienda la vacunación contra la tos ferina durante el embarazo, para una doble protección: a la madre y al recién nacido.

 

¿Es recomendable vacunarse contra la tos ferina en el embarazo?

La vacuna contra la tos ferina en el embarazo es segura, y se recomienda tomarla a pesar de que la mujer ya fuera vacunada en la infancia. De hecho, se recomienda incluso vacunar en cada embarazo de la mujer.

La administración de la vacuna contra la tos ferina se aplica en una dosis en la última etapa del embarazo, idealmente entre las semanas 28 y 32. Esto genera un aumento en las defensas de la madre, que se traspasarán por la placenta al feto.

Estos anticuerpos maternos pasados al feto protegerán al niño durante los primeros meses de vida, hasta que reciba su primera dosis de la vacuna a los dos meses. Es decir, la vacunación contra la tos ferina de la embarazada protege al niño en el periodo de vida más vulnerable a esta enfermedad.

Las distintas sociedades científicas relacionas con la salud del niño y de las embarazadas plantearon en 2013 la necesidad de la vacunación a las futuras madres. En 2015, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomendó a las Comunidades Autónomas instaurar programas de vacunación contra la tos ferina en mujeres embarazadas.

 

En resumen, no te quedes con la duda: la vacuna contra la tos ferina en el embarazo es la estrategia más efectiva para el control de esta enfermedad. Una enfermedad grave que puede llegar a ser mortal en recién nacidos.