(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
embarazada

¿Afecta el coronavirus COVID-19 al embarazo? Esto es lo que sabemos hasta ahora

 

Actualización – 23 de marzo 2020

Ante la cantidad de preguntas que nos están llegando en relación al COVID-19 y el embarazo, y en función de la información que va surgiendo, actualizamos el artículo con la siguiente información.

Primer y segundo trimestre

Se desconoce el impacto real en este periodo, ya que al ser tan reciente no hay nacimientos. La experiencia por coronavirus anteriores como el SRAS describe un leve aumento en la incidencia de aborto espontáneo si la infección es en el primer trimestre, y en la de parto prematuro y disminución del crecimiento fetal en el segundo.

Tercer trimestre

Los nacimientos hasta ahora confirman el trabajo del que hablamos más abajo, publicado en China en febrero, que descartan la transmisión vertical. De hecho, ya son dos los casos en España donde una mamá con coronavirus ha dado a luz a un bebé sano.

Lactancia

A día de hoy hay muchas controversias en este punto, pero la OMS declaró hace unos días que una mamá contagiada puede dar el pecho siempre que tome las medidas recomendadas. Esta decisión ha sido tomada por dos razones fundamentales:

  1. Los beneficios de la lactancia materna son superiores al riesgo de contagio del bebé y la bajísima afectación del COVID-19 en bebés.
  2. La lactancia materna tiene un efecto protector contra enfermedades infecciosas con la transferencia directa de anticuerpos.

Citas en hospitales y/o clínicas privadas

Muchas pacientes nos trasladan su temor por tener que acudir al hospital para controlar su embarazo. Desde URE Centro Gutenberg queremos hacer una llamada a la calma. Todo se está haciendo según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para minimizar el riesgo de contagio.

Pero recuerda que tú también debes cumplir con las recomendaciones al salir de casa. Lavarte frecuentemente las manos, evitar el contacto con otras personas guardando distancias, evitar tocarte ojos, nariz y boca, etc. La mascarilla no está recomendada salvo que tengas síntomas del COVID-19, pero si la tienes recomendamos llevarla puesta, al igual que unos guantes

¿Tienes alguna otra duda?

Si tienes cualquier duda que no esté contemplada aquí, llámanos  y/o pide una cita online en nuestro centro.

Estaremos totalmente disponibles para cualquier tipo de consultas online mediante Skype para primeras visitas totalmente gratuitas así como para consulta de resultados o planificación de tratamientos.

Llámanos al teléfono 952 122 565 y/o escríbenos al email ure@urecentrogutenberg.com.

¡Mucho ánimo de parte de todo nuestro equipo!

——————————————————————————-

17 de febrero 2020

Desde diciembre de 2019 China vive sumida en una de las mayores crisis sanitarias de su historia. El brote de una nueva enfermedad, transmitida por el coronavirus COVID-19, ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a decretar una alerta internacional.

A día de hoy, la cifra de infectados supera los setenta mil, con más de mil seiscientas muertes. Casi seis mil personas se han recuperado de la infección, mientras que otras ocho mil se encuentran en estado grave.

La alerta generada a nivel mundial es evidente. El coronavirus es noticia y se menciona a diario en prensa, televisión, radio, redes sociales, etc. Sin embargo, este torrente también ha dado lugar a bulos y desinformación.

Hoy queremos explicarte qué son los coronavirus, y abordar este COVID-19 desde la perspectiva que nos ocupa en URE Centro Gutenberg: la fertilidad. También darte a conocer los resultados que han presentado las primeras investigaciones sobre coronavirus y su relación con el embarazo.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son un tipo de virus descubierto en la época de los años 60. Aunque su origen se desconoce a día de hoy, cada vez parece estar más relacionado con una procedencia animal. Su nombre científico se debe a su estructura, en forma de corona.

Hay muchos tipos de coronavirus y la mayor parte de ellos no son peligrosos. Suelen provocar simples resfriados cuyos síntomas pueden tratarse de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas se infectan con estos virus en algún momento de su vida.

Sin embargo, en los últimos años se han descrito otros tipos de coronavirus cuyos síntomas son más virulentos. Esta rama puede provocar complicaciones como bronquitis y neumonías, dando lugar a cuadros médicos más complejos que aumentan los índices de mortalidad.

¿Cómo se contagia el coronavirus COVID-19 y qué precauciones tomar?

En general los coronavirus se transmiten de una persona a otra mediante contacto personal cercano. Esto es: contacto directo con la persona infectada, recibir gotitas de estornudos o tos, tocar superficies infectadas por el virus inmediatamente después, etc.

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe mayor riesgo de transmisión. Lavarse las manos con frecuencia es una de las recomendaciones más extendidas.

Asimismo, es evidentemente recomendable evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiéndonos especialmente ojos, nariz y boca.

¿Cómo afecta el coronavirus COVID-19 al embarazo?

Según un estudio recién publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet, no existen indicios de que el COVID-19 se contagie de la madre al feto.

El estudio se realizó en la ciudad china de Wuhan con nueve mujeres embarazadas e infectadas por el coronavirus. Estas mujeres se encontraban en el tercer trimestre de su embarazo y presentaban síntomas similares a los de otros infectados por el virus.

De los nueve casos sólo en dos hubo sufrimiento fetal, pero en todos la prueba del coronavirus salió negativa, pudiendo concluir que el COVID-19 no se transmite al feto mientras está en el útero. En este punto cabe mencionar que todos los partos fueron vía cesárea, por lo que aún está por investigar si el virus puede transmitirse de madre a hijo durante un parto vaginal.

Es importante resaltar que este hallazgo es todavía preliminar, ya que se ha realizado sobre un número muy limitado de casos, en un periodo muy corto de tiempo y con muchas limitaciones clínicas. Por ejemplo, todavía no ha podido estudiarse lo que ocurre en el primer y segundo trimestre de embarazo.