(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Emociones y sentimientos en el diagnóstico de la infertilidad

Virus del papiloma humano: qué es, posibles consecuencias y fertilidad

 

El virus del papiloma humano es la infección de transmisión sexual más común hoy día, pudiendo adquirirla y transmitirla tanto hombres como mujeres. Para que te hagas una idea, entre el 75 y el 80% de la población sexualmente activa se contagiará en algún momento de su vida.

Existen más de cien tipos de virus del papiloma humano, de los cuales, más de cuarenta pueden transmitirse fácilmente por contacto sexual, vía piel con piel o a través de las mucosas. Lo habitual es entrar en contacto con él en la juventud, una vez iniciadas las relaciones sexuales.

El VPH, responsable de un 5% de los tumores humanos

Como decíamos, existe más de un centenar de tipos de virus del papiloma humano. De entre ellos, al menos catorce serían responsables de que podamos padecer algún tipo de cáncer. Los dos más comunes, causantes del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero, son el 16 y el 18.

Por otro lado hay otros, considerados de bajo riesgo (el 6 y el 11), responsables de producir verrugas genitales o condilomas (pequeñas protuberancias carnosas, generalmente indoloras, y que no tienen por qué producir cáncer.

Los tipos de cáncer más comunes que se pueden desarrollar por el virus del papiloma humano, y los porcentajes asociados, son:

  • 100% Cáncer de cuello de útero
  • 92% Cáncer de ano
  • 70% Cáncer de vagina
  • 40% Cáncer de pene
  • 40% Cáncer de vulva

¿Cuál es el riesgo de desarrollar cáncer por el virus del papiloma humano?

Poseer el virus del papiloma humano no implica que se vaya a contraer un cáncer en el futuro. Por lo general, las infecciones por VPH suelen desaparecer sin ninguna intervención unos meses después de haberse contraído. Y alrededor del 90% remitirá al cabo de dos años, según la Organización Mundial de la Salud.

Solo un pequeño porcentaje de las infecciones puede persistir y convertirse en cáncer. Entre los principales riegos para que estas lesiones se cronifiquen y terminen en cáncer están:

  • El tipo de virus
  • El estado inmunitario del paciente
  • Una infección simultánea por otros microorganismos de transmisión sexual
  • El número de hijos y la juventud en el momento del primer parto
  • El consumo de tabaco

¿Cómo se puede prevenir el VPH?

El principal problema en la prevención de este virus es que el uso de profilácticos no evita al cien por cien el contagio. Ten en cuenta que los preservativos no cubren la totalidad de la piel, y que el VPH se transmite por un simple contacto…

Teniendo esto en cuenta, la vacunación es la mejor forma de prevenir el virus. La abstinencia sexual y la monogamia son, evidentemente, otras formas de prevenir los casos de contagio.

¿En qué consiste la vacuna del virus del papiloma humano?

En la actualidad existen tres tipos de vacunas contra el VPH. Las tres protegen de los virus 16 y 18, causantes del mayor número de casos de cáncer de cuello de útero. Y dos de estas vacunas atacan también a los tipos 6 y 11, que producen verrugas anogenitales.

Los resultados de los ensayos clínicos publicados demuestran la seguridad y efectividad de la vacunación. Por lo tanto, lo más recomendable es acudir a las vacunas para evitar sustos.

¿A qué edad es recomendable la vacuna contra el VPH?

Según la OMS, la vacunación contra el virus del papiloma humano funciona mejor si se administra antes de entrar en contacto con él. Por ello, la recomendación es vacunar a niñas y niños de entre 9 y 14 años de edad.

A nivel mundial el cáncer de cérvix es el cuarto más frecuente entre la población femenina. Por eso muchos países ya han empezado a tomar medidas, incorporando en sus programas de vacunación la vacuna del papiloma humano.

En España existe la vacunación financiada para las niñas de entre 9 y 14 años, no así para los varones. No obstante, la recomendación de los especialistas es aplicar la vacuna tanto a las niñas como a los niños antes de comenzar su actividad sexual.