(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Anahí y Yoel

Nos cuentan su historia: Anahí y Yoel. “Todo merece la pena cuando ves la cara de ese bebé por el que tanto luchaste”

 

Por el día de la madre queríamos hacer algo especial. Algo dedicado a las madres que ya lo son, y a las que aún no, pero lo son de corazón. Y qué mejor manera que compartir contigo la historia de una luchadora. Una mamá que, tras ser durante 6 años mamá de corazón, finalmente hoy puede celebrar el Dia de la Madre con su bebé en brazos.

Gracias Anahí por compartir tu historia. Además de animar a todas en su lucha, también nos ayudas a nosotros. Porque estas historias son el motor que nos llevan a seguir trabajando con la misma ilusión a diario.

¿Cómo conociste URE Centro Gutenberg? ¿Qué te hizo elegirnos para ser madre?

Os conocí buscando en Google “clínicas de fertilidad”. Después de visitar varias clínicas, y que ninguna me convenciera, cuando llegué a la vuestra fue todo muy diferente.

El trato fue amable y comprensivo, que es lo que más importa cuando vamos a una clínica especializada en infertilidad. Al menos, sentir empatía con la paciente. Me atendió el doctor Álvarez. Fue muy agradable conmigo y me explicó todo con detalle, sin rodeos. Y todas las dudas que me surgían, me las iba resolviendo.

Me fui muy feliz después de aquella primera cita. Sabía que ese hombre nos ayudaría a cumplir nuestro sueño…

Cuéntales a otras mamás cuáles fueron tus primeras dudas, y qué tratamiento de fertilidad te recomendó el equipo de doctores

Me preguntaba cómo sería todo ese proceso, cómo me iba a sentir y si lo lograríamos.

Me diagnosticaron síndrome de ovario poliquístico (SOP). Junto con ello, tenía resistencia a la insulina. Todo un desajuste hormonal, vaya…

El doctor Álvarez me recomendó probar inseminación artificial primero, pero resultó ser negativa. Así que solo me hice una, y pasamos enseguida a la fecundación in vitro (FIV). Mis ovarios estaban muy “dormidos” y necesitaban algo más de medicación…

¿Qué miedos tenías, cómo los fuiste superando, qué sentías durante el tratamiento…?

Mi mayor miedo siempre era fracasar… No quería más pipi test negativos. Quería ver por fin esas dos rayitas que dirían que ya seríamos papis.

El cuanto al tratamiento en sí (me refiero a pincharme), al principio estaba asustada por si sería capaz de hacerlo, pero al segundo me di cuenta de que no era para tanto. Sí que tuve bastantes cambios de humor y la zona del bajo vientre inflamada. Sentía pesadez en los ovarios, y quería que llegara el día de la punción para quitarme ese peso que sentía…

Llegó el día de quirófano y no podía estar más asustada, nunca me habían sedado y no sabía qué sentiría. Pero todo fue muy bien, no me enteré de nada y me desperté cantando “María de la O” con Vero, que es una enfermera super maja de la clínica.

Después de aquello solo quedaba esperar a que esos óvulos y esos soldaditos se unieran y dieran paso a crearnos la mayor de las ilusiones. En esta última FIV tuvimos muchísima suerte: siete embriones calidad A y B. ¡Con tan solo uno por fin llegó el ansiado positivo!

¿Qué consejos le darías a otras madres y parejas que están pensando en recurrir a un tratamiento de fertilidad?

Que sin dudarlo lo intenten. La esperanza es lo último que se pierde, y si sueñas con algo tienes que luchar por ello. Nadie dijo que fuera fácil, pero la toalla no se tira jamás.

Todo merece la pena cuando ves por primera vez la cara de ese bebé que tanto luchaste por conseguir. Nunca me arrepentiré de todo lo que pasamos para llegar hasta Yoel. Volvería a repetir mil tratamientos más para poder tenerlo con nosotros.

A mí me costó seis años, pero quizás tu momento esté más cerca de lo que piensas. La meta está cada día más cerca, tu milagro llegará.

Feliz día de las madres a todas las que lo son y a las que aún no, pero lo son de corazón. ¡¡Mucho ánimo!!

 

Si te ha gustado el testimonio de Anahí, ¡no te pierdas todas las demás historias reales que tenemos en el blog!