(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Vitamina D

Vitamina D y fertilidad: qué sabemos de su relación con el embarazo en Reproducción Asistida

 

Prácticamente todas las parejas que acuden a URE Centro Gutenberg en busca de un embarazo son conscientes de la influencia de ciertos hábitos nocivos para la fertilidad. Casi todas las pacientes tienen clara la necesidad de tomar ácido fólico cuando buscan un embarazo. Lo que la mayoría de la población desconoce es que hay otro grupo de micronutrientes (yodo, zinc, la coenzima Q10 y las vitaminas E y D) con un papel importante, no sólo en la posibilidad de conseguir un embarazo, sino también para que este llegue a término.

Hoy vamos a centrarnos en la vitamina D, ya que numerosos estudios reflejan que una proporción no despreciable de la población general tiene carencia de ella, y cada vez hay más evidencias de su implicación en la fertilidad femenina y masculina.

A nivel general, por ejemplo, la vitamina D ejerce efecto directo sobre el metabolismo de los huesos, y asegura el correcto funcionamiento del sistema endocrino e inmunológico. Su déficit influye en la aparición o empeoramiento de la diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad y enfermedades autoinmunes.

 

Vitamina D y fertilidad.

Con respecto a la fertilidad femenina, sabemos que tanto el ovario como el útero y la placenta tienen receptores de vitamina D, resultando fundamental para su buen funcionamiento. De hecho, numerosas investigaciones han hallado relación entre los niveles de vitamina D y parámetros relacionados con la fertilidad y/o el embarazo. Por ejemplo, aseguran los científicos que está relacionada con la calidad del tejido ovárico y del endometrio, favoreciendo la correcta implantación del embrión en el útero materno.

En el European Journal of Endocrinology se recoge un estudio que asegura que las mujeres con niveles suficientes de vitamina D sometidas a fecundación in vitro producen embriones de alta calidad, teniendo más probabilidades de quedar embarazadas que las que presentan carencias de esta vitamina. Según otros autores, los niveles de vitamina D estarían relacionados también con la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico, los niveles de progesterona o estradiol… todos ellos factores decisivos en la fertilidad femenina.

Con respecto al factor masculino y su fertilidad, estudios científicos apoyan que niveles óptimos de vitamina D favorecen el buen desarrollo de los espermatozoides, aumentando su número y mejorando su movilidad, a la vez que incrementa los niveles de testosterona.

 

Suplementos de Vitamina D en Reproducción Asistida

La incidencia de la infertilidad y los déficits de vitamina D en la población lleva a los especialistas hacia nuevos enfoques terapéuticos, que pueden incluir la administración de suplementos de vitamina D en parejas que no consiguen quedar gestantes.

En el último número de Human Reproduction aparecen publicados los resultados tras una revisión y un meta-análisis, que vincula la administración de suplementos de vitamina D con una mejora de la tasa de nacido vivo después del tratamiento de reproducción asistida.

Estos trabajos muestran una fuerte relación entre bajas concentraciones de vitamina D en las mujeres y menores tasas de nacidos vivos en reproducción asistida, en comparación con mujeres que tienen la cantidad correcta de vitamina D en sus cuerpos. Los investigadores advierten de que “aunque se ha identificado una asociación, el efecto beneficioso de la corrección de la deficiencia o insuficiencia de vitamina D debe probarse mediante la realización de un ensayo clínico. Mientras tanto, las mujeres que desean lograr un embarazo exitoso no deben ir corriendo a su farmacia local para comprar suplementos de vitamina D hasta que sepamos más acerca de sus efectos. Es posible una sobredosis de vitamina D y esto puede llevar a que se acumule demasiado calcio en el cuerpo, lo que puede debilitar los huesos y dañar el corazón y los riñones”.

 

Cómo lograr los niveles adecuados de vitamina D de manera natural

 La luz del sol constituye la principal fuente de vitamina D para el ser humano. Vivimos en un lugar privilegiado en este aspecto, por lo que hacer ejercicio al aire libre, o simplemente pasear aprovechando los rayos solares, son buenas opciones. Algunos estudios han demostrado que se dan tasas de embarazo más altas en verano y otoño, cuando las mujeres se someten a mayor exposición solar.

Otra buena opción pasa por el consumo de alimentos como el pescado azul, la carne roja, el hígado o las yemas de huevo, que también proporcionan vitamina D.

Estos estudios todavía tienen sus limitaciones, hay que ampliarlos y analizarlos para asegurar definitivamente que corregir la deficiencia de vitamina D en mujeres sometidas a tratamientos de reproducción asistida incrementará sus posibilidades de embarazo.

 

 

Si estás buscando un embarazo, o sometiéndote a tratamientos de reproducción asistida, desde URE Centro Gutenberg te recomendamos consultar a un médico especialista en fertilidad. Con un simple análisis de sangre podrás conocer tu nivel de vitamina D, algo económico y fácil de realizar. En el caso de que el doctor (y únicamente el doctor) determine la necesidad de suplementos de vitamina D, su administración también es sencilla y poco costosa.