(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
Nos cuentan su historia

Nos cuentan su historia: Megan, Dwayne y Zion. “Si los médicos te dicen ‘llegarás’, ‘todavía no’, ‘tómate un descanso’ confía en ellos”

 

Hoy compartimos contigo un nuevo testimonio real. La historia de una paciente que desde Gibraltar llegó a URE Centro Gutenberg para que la ayudáramos a cumplir su sueño de ser madre. Se trata de una historia triste, pero de gran superación. Con un diagnóstico de aborto recurrente y cuatro pérdidas gestacionales.

¡Muchísimas gracias, pareja! Os merecéis toda esta felicidad y más. A disfrutar ahora, y que poco a poco los largos años de lucha que habéis vivido queden para vuestro orgullo.

Cuéntanos como conociste URE Centro Gutenberg

Después de dos años intentando quedarme en estado tomando muchas formas de medicamento, y dos abortos, mi médico privado me recomendó ir a URE Centro Gutenberg para seguir con las pruebas correspondientes y buscar soluciones. Me dijo que eran los mejores, y no se equivocó.

Tras tu primera cita con nosotros, ¿qué te hizo elegir URE Centro Gutenberg para ser madre?

El Dr. Álvarez fue el médico que me vio por primera vez, y fue fantástico. Mi impresión desde el primer momento fue que estaba interesado en ayudarme, no por dinero sino por ayudarme a cumplir mi sueño.

Me dijo “si no tuvieras un problema no habría mucho que te pudiera decir, pero como tienes uno te puedo decir que todos los problemas tienen solución”. Ese pensamiento fue algo que todavía llevo conmigo. ¡¡Todo tiene solución!!

Cuéntales a otras mamás cuáles fueron tus primeras dudas antes de someterte a reproducción asistida

En verdad mi única preocupación sobre reproducción asistida fue el no saber si iba a funcionar. Mi mayor problema siempre fue pensar que yo no lo iba a conseguir tan fácil como las demás alrededor mía.

Teníamos nuestra casa, un coche grande listo para el carrito del bebé, trabajos buenos, casados… pero no teníamos a nuestro niño. Después de mi segundo aborto pensé que a lo mejor ser madre no estaba en mi camino.

¿Qué tratamiento de fertilidad te recomendó el equipo de médicos? ¿Inseminación artificial? ¿Fecundación in vitro? ¿Ovodonación?

Yo no tengo problema en quedarme embarazada, mi problema viene de la sangre. Tengo Factor V Leiden y MTHFR. Me hacían falta inyecciones diario para aguantar el embrión y al no saber si estaba embarazada no podía tomarme los medicamentos.

Al ir por la ruta de la fecundación in vitro podrían controlar el momento en que el embrión estaba en el útero para empezar las inyecciones.

¿Qué miedos tenías, cómo los fuiste superando, qué sentías durante el tratamiento…?

Tuve en total cuatro abortos, me quitaron un septo del útero y cuatro años de medicamentos, ataques de pánico y médicos privados. Parecía que no terminaba el proceso, y no veía la luz.

Pero al final el Dr. Álvarez me ayudó a hacerlo todo, a estar lo más tranquila posible, y me dio mucha fe. Miraba mucho por mi salud mental, que fue lo más importante para mí. Desde que empecé a buscar yo sabía que algo me pasaba. Todos me decían que eso era el estrés y ya me sentía culpable por los abortos porque yo no podía tranquilizarme.

El primer embarazo que tuve salí a comprar cositas y, cuando lo perdí, metí todo en un cajón y nunca más lo abrí. Me prometí que hasta que no estuviera mi bebé en casa no sacaría nada ni compraría nada más. Nunca había sentido un dolor y vacío así, hasta que me pasó tres veces más.

Ya fuimos a URE Centro Gutenberg y yo solo iba a intentarlo una vez. Si no me quedaba entonces no iba a buscar más porque no aguantaba ese dolor, ni podía pasar por eso una quinta vez. Afortunadamente funcionó a la primera y ya tengo a mi hijo con once meses.

¿Qué consejos le darías a otras madres y parejas que están pensando en recurrir a un tratamiento de fertilidad?

Yo sé que lo quieres ahora mismo, que no puedes esperar más. Pero si los médicos te dicen “llegarás”, “todavía no”, “tómate un descanso” confía en ellos.

Es un camino muy duro como mujer y como pareja. Pasarás los peores momentos de tu vida, pero sigue aunque pienses que no tienes la fuerza. ¡Sí la tienes! Porque al final de todo, sea como sea, vendrá ese bebé y todo parecerá un sueño.

 

Una vez más, muchas gracias Megan, por contarnos tu historia y dejarnos tu testimonio.

Te invitamos a leer otras historias reales de pacientes que han pasado por URE Centro Gutenberg.

¿Estuviste con nosotros y quieres contar tu caso? ¡Escríbenos o llámanos! Estaremos encantados de darte voz para que hagas llegar tu historia a otras mamás y papás.