(+34) 952 122 565 |
Facebook | URE Centro Gutenberg Twitter | URE Centro Gutenberg Youtube | URE Centro Gutenberg LinkedIn | URE Centro Gutenberg Instagram | URE Centro Gutenberg
fertilidad masculina

Fertilidad masculina: hábitos que te ayudarán a potenciarla

 

Hace tiempo te hablábamos en el blog de ciertos hábitos nocivos para la fertilidad que deberías evitar si quieres ser madre, relacionados con nuestro modo de vida y consumo actual. Hoy les toca el turno a ellos, puesto que la fertilidad masculina en reproducción también importa, y mucho, ya que condicionará junto a la mujer el éxito de los resultados.

A la hora de hablar de fertilidad masculina, pues, surge la duda: ¿qué pautas, o hábitos, pueden mejorar la calidad seminal? No importa si hablamos de buscar un embarazo espontáneo, o si vas a someterte a técnicas de reproducción asistida. Estas recomendaciones te serán muy útiles.

 

Establece una buena alimentación

Hace poco hablamos aquí de mitos y verdades alrededor de alimentos que mejoran la fertilidad femenina. Y, por supuesto, también nos enfocamos en los hombres para profundizar en la relación entre alimentación y fertilidad masculina, destacando diferentes productos que ayudan a mejorarla.

El resumen y el consejo que siempre damos desde URE Centro Gutenberg es que una dieta mediterránea sana, equilibrada y baja en grasas mejorará los parámetros seminales, favoreciendo la fecundidad.

Elimina (o al menos limita) el consumo de alcohol y tabaco

Son numerosos los estudios que indican que el consumo de alcohol y tabaco influye de manera negativa en la fertilidad. De hecho, se sabe que tanto el número, como la movilidad y morfología de los espermatozoides se ven afectados, debido entre otras cosas a un aumento de la fragmentación del ADN.

Cabe destacar en este punto que estos efectos son totalmente reversibles una vez que se detiene el consumo de tabaco o disminuye la ingesta de bebidas alcohólicas diarias. Por lo tanto, ¡nunca es tarde para dejarlo!

Ten en cuenta la edad si buscas tener hijos

Se sabe que a partir de los 45 años pueden disminuir el recuento y la movilidad de los espermatozoides, y que tras los 60 los testículos se hacen más pequeños. Esto nos lleva a deducir que la fertilidad del varón también disminuye con la edad, aunque más tardíamente que en la mujer.

Por otro lado, también se sabe que a medida que aumenta la edad del varón, aumentan los daños oxidativos de los espermatozoides (fragmentación del ADN), y por tanto su capacidad fecundante.

Huye de la contaminación

Un estudio publicado hace unos meses en Human Reproduction alertó de la disminución de la calidad del semen en los varones occidentales.

El aumento de la obesidad, junto a una mayor exposición ambiental a productos químicos (pesticidas, artículos de limpieza, cosméticos, etc.), parece ser la combinación responsable de este descenso.

Vigila tu peso

El esperma de los varones obesos es de peor calidad que el de los que presentan un índice de masa corporal adecuado. Y es que el sobrepeso y la obesidad son una auténtica barrera para ser padres, tanto en mujeres como en hombres.

En concreto, diversos estudios confirman que la concentración de espermatozoides en el semen es entre un 10 y un 20% más baja en los pacientes de reproducción asistida obesos.

Evita las prendas de vestir ajustadas

¿Te has preguntado por qué los testículos están como fuera del cuerpo? La explicación es simple: porque necesitan una temperatura menor (de entre 1 y 2 grados menos) que la temperatura corporal para que se lleve a cabo el correcto funcionamiento de la espermatogénesis, o formación de los espermatozoides.

 Por tanto, el llevar prendas ajustadas conlleva que los testículos estén más pegados al cuerpo y, por ende, alcanzar la misma temperatura que éste, repercutiendo en los parámetros seminales de los espermatozoides (número, movilidad y morfología)

Aléjate del móvil y el ordenador

No, ¡no se trata de que dejes de usarlos! Pero siguiendo con las causas que aumentan la temperatura en los testículos, debes tener en cuenta que guardar el móvil en el bolsillo, o trabajar con el portátil sobre las piernas, también están entre ellas.

Como te hemos explicado antes, este aumento de temperatura afecta al proceso de formación de los espermatozoides, por lo que te recomendamos tenerlo en cuenta a la hora de utilizar estos dispositivos.

 Realiza ejercicio físico de manera regular

La práctica de cualquier deporte, o al menos mantener cierta actividad física, siempre se traduce en beneficios para la salud. Y, por supuesto, para la fertilidad.

Según un estudio, seis meses de ejercicio físico permiten aumentar el número y la movilidad de los espermatozoides, y correr de 30 a 45 minutos por semana es la mejor opción para mejorar la calidad del esperma.

Ajusta la toma de medicamentos

La toma de algunos medicamentos puede afectar a la fertilidad. Entre los fármacos más nocivos para tus espermatozoides están los inmunosupresores, los quimioterápicos, los antiepilépticos, las hormonas, los antidepresivos… Si debes consumir alguno de estos, no olvides comentárselo a tu médico especialista en fertilidad.

Si hablamos de drogas, como bien imaginarás no van a traerle ningún beneficio a tu sistema reproductor. Por lo tanto, deberías olvidarte completamente de ellas si estás buscando ser padre, ya que sus efectos pueden ser reversibles transcurrido un tiempo.